Protege tu piel de las agresiones externas, como la radiación ultravioleta, que es el factor que más influye en el daño de la piel, con ayuda del ácido hialurónico.


El verano ya está aquí. Se nota la subida de las temperaturas, el sol y, con ello, las ganas de aligerar las prendas de vestir y de lucir un buen tono de piel.

Pero, todo esto hay que hacerlo sin riesgos para nuestra piel, la “gran olvidada”. De cara al verano, nos preocupamos por la operación bikini y lucir un buen cuerpo, pero muchas veces no nos acordamos de preparar nuestra piel para la época estival, que es cuando aumentan los riesgos para la piel.

El calor hace que se deshidrate más rápido la epidermis y que la sudoración aumente la humedad, volviéndola más proclive a infecciones y el sol es, a la vez, uno de los mayores riesgos para nuestra piel: Manchas, sequedad y, en los casos más extremos, cáncer de piel.

Para preparar nuestra piel para el sol y las altas temperaturas, nos encontramos con muchas cremas en el mercado, pero hay que saber que la crema debe ser una medida de fotoprotección complementaria, pero no la única que tengamos que usar en verano al exponernos al sol, ya que la protección sería insuficiente.

Desde las Clínicas Dorsia, nos recomiendan un tratamiento dermatológico de fotoprotección, cuyo funcionamiento nos explica su Directora Médica, la Doctora Virginia Sánchez “El tratamiento dermatológico de fotoprotección, consta de una serie de productos dermatológicos de uso domiciliario, que han demostrado prevenir y tratar el fotoenvejecimiento, reforzándolo en clínica con la infiltración de ácido hialurónico de baja reticulación, con el objetivo de preparar la piel para el daño que sufrirá frente a la radiación ultravioleta en los meses de verano”.

Los productos que se usan para las infiltraciones en clínica están compuestos por ácido hialurónico estabilizado de origen no animal. Desde las Clínicas Dorsia nos explican que “es un tratamiento revitalizante de microinyecciones, que se realiza mediante una mesoterapia, inyectando hidratantes de gel suave de ácido hialurónico y, los efectos que se obtienen, con este ácido hialurónico, son: hidratación profunda, mejora de la inmunidad frente a los radicales libres y estímulo de colágeno propio.”

¿Cuántas sesiones son necesarias para completar el tratamiento? La Doctora Virginia Sánchez, nos explica: “El número de sesiones de infiltración puede ser una o tres, en función de las necesidades de cada persona. Generalmente, las pieles más jóvenes notarán el efecto con solo una sesión, además del uso de los productos domiciliarios, mientras que las pieles más maduras, necesitarán tres sesiones de hialurónico espaciadas un mes y combinando los productos domiciliarios.”

Y, si se realiza el tratamiento ¿cuánto tiempo hay que esperar para exponerse al sol? “Unas 24/48 horas. Es un tratamiento muy fácil de compaginar con tomar el sol y, de hecho, si la paciente necesita más sesiones, como en el caso de las pieles más maduras, se puede tomar el sol entre pinchazos.”

Con los excesos solares, la deshidratación, quemaduras y provocar daños irreparables en la dermis ¿qué más razones se necesitan para preparar la piel frente a las agresiones externas del verano?