Si practicamos yoga con regularidad, se produce un aumento de la dopamina y la oxitocina, responsables del estado de relajación y de felicidad y de gestionar mejor cualquier situación estresante que se presente.

 

Sabemos que la felicidad es relativa y que cada persona tiene su propia visión sobre este concepto. Sin embargo,  es el deseo más solicitado en las noches estrelladas, las tartas de cumpleaños y las plegarias nocturnas

Numerosos estudios llevados a cabo en la Universidad de Boston, afirman que durante la práctica del yoga aumentan nuestros niveles de GABA, un neurotransmisor que afecta directamente al sistema nervioso central y calma la actividad cerebral. Esto es una buena noticia para todos, pero en especial para aquellas personas que padecen ansiedad o depresión, o que simplemente tienen dificultad para relajarse y concentrarse.

Según otro estudio de la Universidad de Wisconsin, “la meditación y el yoga aumentan la actividad de la corteza prefrontal derecha, asociada a estados de ánimo positivos”. Es decir, que si practicamos yoga con regularidad, se produce un aumento de la dopamina y la oxitocina, responsables del estado de relajación y de felicidad y de gestionar mejor cualquier situación estresante que se presente. yoga3

A esto añadimos que la práctica habitual de Bikram Yoga, además de los beneficios anteriores, ayuda a desintoxicar el cuerpo gracias a las altas temperaturas, a aumentar la flexibilidad y a oxigenar cada célula del organismo “Si eres constante y lo integras como hábito en tu vida, te da consciencia del momento, de tu cuerpo, de tu mente y de tu respiración”, asegura Jonathan Martín, director del centro Bikram Yoga Spain. 

En una clase de Bikram, además, se liberan endorfinas, responsables de ese efecto “buen rollo” que producen ciertas cosas como el deporte, el sexo o la música. También disminuyen los niveles de cortisol (hormona que aparece en respuesta al estrés) “La mente se “resetea” después de una clase quitando ansiedades, quemando calorías, eliminando estrés y problemas gracias a la liberación de endorfinas y serotonina”, concluye Jonathan.

yoga