En Slow Life House saben sacar el máximo partido al Plasma Rico en Plaquetas y han “fichado” a una de las mejores especialistas en la materia: la Dra. Pilar Benito nos cuenta todo lo que hay que saber sobre esta técnica.

Es un “medical device” y no un activo de mesoterapia al uso.

“La Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios emitió un informe en mayo de 2013 con el objetivo de establecer el marco de uso del PRP en España, las obligaciones de sus fabricantes y la información que deben recibir los pacientes a quienes se les aplique. En este documento se reconoce el Plasma Rico en Plaquetas como medicamento de uso humano que solo se puede utilizar al amparo del artículo 5 de la Directiva 2001/83/CE, de 6 de noviembre, y de las disposiciones legales que transponen dicha Directiva en nuestro país”, aclara la Dra. Benito. Y eso significa que está sometido a exigencias sanitarias muy estrictas.

No se puede hacer el tratamiento sin una analítica previa

Desconfía de un centro donde no te exijan una analítica previa que corrobore que no tienes enfermedades infecciosas. “En la resolución de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios se establecen de forma precisa las condiciones de uso y se obliga a la adopción de medidas precisas de control, vigilancia y trazabilidad que impidan la transmisión de enfermedades infecciosas, de acuerdo con lo dispuesto en el Real Decreto 1088/2005, de 16 de septiembre. Esto significa que antes de la realización de cualquier tratamiento con plasma deben hacerse al paciente las analíticas que corresponden”.

El sistema del plasma rico en plaquetas debe ser en cerrado

Si la extracción del plasma se realiza en abierto hay un mayor riesgo de que la sangre se contamine y el centro médico o estético está expuesto a que puedan acudir supervisores del Ministerio de Sanidad para comprobar todo el proceso. “En Slow Life House utilizamos el sistema cerrado, con el que en ningún momento del proceso el especialista manipula con las manos la sangre ni los factores de crecimiento obtenidos”, asegura la Dra. Benito.

No es un material de relleno

“Y como tal, no rellena las arrugas”, añade la Dra. Benito. “Lo que sí hace es mejorar su apariencia y minimizarlas a medida que la piel se va regenerando. El tono de la piel se unifica y desaparecen las pequeñas discromías por fotodaño o marcas de acné. Aumenta la luminosidad de la piel y se produce una revitalización global”.

Tratamiento long-lasting

Frente a la toxina botulínica, que dura 4 meses, o al ácido hialurónico que se mantiene alrededor de 6 ó 9 meses, los efectos del PRP duran un año.

No sólo en el rostro: cabello, cuello, escote y manos

“Los resultados a la hora de rejuvenecer la apariencia del escote, el cuello y las manos son espectaculares. También se utiliza en regeneración capilar”, explica la experta.

¿Mezclarlo con fillers? Una moda poco adecuada

“Está de moda mezclarlo con materiales de relleno como el ácido hialurónico o la hidroxipatita cálcica para potenciar los resultados. Sin embargo, no creo que se trata de una técnica muy recomendable. Habría demasiada manipulación en torno al plasma”, explica la Dra. Benito. “Sin embargo, sí combina muy bien con tratamientos como el peeling químico o la radiofrecuencia médica, pues de este modo se obtiene un efecto sumatorio”, añade.

60 años de historia 

“El primer factor de crecimiento se descubrió en el año 1948. Pero es en los años 80 cuando comienza a utilizarse en medicina regenerativa para tratar las úlceras cutáneas, una vez descubierta la acción de sus moléculas bioactivas sobre los tejidos dañados.

A nivel estético, en los años 90 es cuando la cirugía maxilofacial se beneficia de su gran potencial como estimulante de la reproducción celular y su capacidad antiinflamatoria.

El gran hito se produce en el año 1999, cuando en doctor Anitua desarrolla y describe la técnica de preparación para su aplicación en la consulta clínica y se comienzan a comercializar diversos sistemas de obtención de PRP. Desde el año 2000 se convierte en un tratamiento habitual en el campo de la medicina estética y el rejuvenecimiento”, nos explica la Dra. Benito.