Nuestros expertos lo revelan ¡todo! sobre cómo la polución afecta a la piel. Declaraciones, información, productos y un protocolo facial anti-contaminación, así como el ABC de la Polución en nuestro Dossier Anti Malos Humos.

“La comunidad científica ha identificado dos tipos de partículas, las más grandes que podemos ver fácilmente, como el humo o el polvo y otras, microscópicas. llamadas hidrocarburos poliaromaticos (PAHs) que derivan en su mayoría de la quema de combustible. Son estas últimas, debido a su naturaleza lipídica, las son capaces de penetrar la barrera cutánea y por tanto, las más negativas para la piel”. Pedro Catalá, fundador de Twelve Beauty y doctor en farmacia.


La polución medioambiental nos afecta a muchísimos niveles, y hay estudios que establecen una relación entre los disruptores endocrinos que conlleva la contaminación y la obesidad. En lo que a la piel se refiere, uno de los problemas es la falta de oxígeno en el aire y el aumento del dióxido de carbono, que deja el cutis más apagado al empeorar todos los procesos de oxigenación del organismo. Y, sobre todo, sobre nuestra epidermis, donde se depositan trazas de metales pesados. El aire viciado aumenta además la producción de radicales libres, cuyos efectos negativos ya conocemos. Esta es una de las muchas razones por las que es tan importante la limpieza de cada noche, incluso si no nos maquillamos, puesto que sólo de esta forma eliminamos de la superficie de la piel todos esos residuos que quedan sobre ella”. Doctora Paula Rosso, médico estético del Centro Médico Lajo-Plaza.


“Cada vez sabemos más sobre la contaminación ambiental y sus efectos nocivos sobre la piel, y cómo provoca problemas de hiperpigmentación” El aloe vera es uno de los grandes aliados. Su alto contenido en antioxidantes -vitaminas A (betacarotenos) C y E, además de vitamina B12, ácido fólico y colina-, lo convierten en un potente escudo protector capaz de neutralizar los radicales libres y demás agentes contaminantes”. Paola Gugliotta, fundadora de Sepai y master en dermocosmética.


EL ABC DE LA POLUCIÓN ESCUDOS URBANOS

GASES CONTAMINANTES

La dermatitis irritante es causada por estas sustancias químicas, que atacan directamente la piel, produciendo lesiones muy similares a las ocasionadas por la exposición excesiva a las radiaciones solares, como enrojecimiento o ardor.

HUMO

Los oxidantes reactivos y los radicales libres del humo causan estrés oxidativo e inhibición de los mecanismos antioxidantes. También aumenta la pérdida de agua transepidérmica y degrada el colágeno y las fibras elásticas.

LUZ AZUL

Aumenta la generación de radicales libres que favorecen la aparición de arrugas y falta de firmeza. Reduce los niveles de vitamina E y C y disminuye el aporte de oxígeno a los tejidos, lo que se traduce en un rostro apagado.

METALES PESADOS

Los que afectan más directamente a la piel son el cromo, el estaño y el manganeso, que irritan la piel y las mucosas y pueden causar dermatitis.

MONÓXIDO DE CARBONO

Es responsable de la hipoxia tisular por carencia de aporte de oxígeno a los tejidos y el metabolismo de la piel se ralentiza en general provocando piel apagada, envejecimiento prematuro y sequedad.

PARTÍCULAS EN SUSPENSIÓN

Son las responsables de la mayoría de los problemas de irritaciones y alergias.

RADICALES LIBRES

Provocan lesiones oxidativas y contribuyen al envejecimiento prematuro, o alteraciones en el ADN de las células cutáneas.