Debido a la crisis del coronavirus, la recomendación es la de quedarse en casa para evitar que aumenten los contagios, así que, dejemos de hablar de mascarillas quirúrgicas y FFP1, y hablemos de las que nos pueden ayudar a mejorar y cuidar nuestro aspecto durante la cuarentena. Una mascarilla facial no solo conseguirá mejorar el cutis, sino que además proporciona un momento placentero y de relax. Bionike nos explica 9 cosas que no sabías. ¿Quieres saber cuáles son?

  1. El vocablo “máscara” deriva de la palabra árabe «majara» que significa cualquier figura que represente un rostro humano o animal real o imaginario y a seres mitológicos, que se coloca sobre la cara para no ser reconocido. Se considera sinónimo de antifaz o careta.
  2. Las mascarillas faciales ayudan a que los demás productos cosméticos sean más efectivos. Es decir, usarlas con regularidad asegura que la hidratación y protección de la piel tenga lugar más rápido de lo que tales productos podrían lograr por si solos.
  3. Los beneficios que proporcionan las mascarillas aumentan si antes se abren los poros, de esta manera pueden penetrar y arrastrar las impurezas más fácilmente. Para ello basta con lavarse el rostro con agua tibia antes de aplicársela.
  4. La frecuencia con la que se debe aplicar una mascarilla depende del ambiente y de cada tipo de piel. Las pieles secas, por ejemplo, sufren más en invierno, por lo que es conveniente intensificar el tratamiento durante esta época del año.
  5. El momento ideal para aplicar la mascarilla facial es a partir de las 21 horas,ya que es cuando la piel entra en un proceso de regeneración celular.
  6. Existen numerosos tipos de mascarillas faciales: Hidratantes, purificadoras (para pieles grasas), calmantes (para pieles sensibles), etc.
  7. Antes de usar una mascarilla por primera vez, lo ideal es hacer una prueba en alguna parte del rostro para verificar que no produce ningún tipo de reacción alérgica.
  8. Lo que se debe tener en cuenta a la hora de elegir la mascarilla facial que mejor se adapte a ti son tres variables: tipo de piel, edad y beneficio que se quiere potenciar.
  9. La mascarilla facial proporciona a la piel el oxígeno necesario para recuperar su vitalidad, y permite presumir de un rostro limpio y sin impurezas, además de tersarla y evitar la aparición de pequeñas arrugas.