Ni aquí ni allí, pero sí en el Spa. El masaje se impone como terapia obligada en el Spa. De una u otra naturaleza, poseen su hueco dentro de este campo. Hoy nos adentramos en su naturaleza, orígenes y posibilidades.
Si quieres saber más entra en www.expertosenspa.com

Sueco, tailandés, oriental, shiatsu, linfático… Las posibilidades en cuanto al masaje son muchas y variadas, pero todos ellos con un fin: aliviar determinada sintomatología, aumentando nuestro bienestar. Por eso, el masaje es una oferta indiscutida dentro del mundo Spa y se incluye como servicio obligado de los tratamientos de filosofía Wellnss.

Terapéutico
Sí, nadie lo duda, el masaje es una herramienta terapéutica de origen antiquísimo, que ya era empleada por el hombre hace milenios con un objetivo claro: neutralizar determinadas dolencias. Su uso terapéutico, incluido el relax, el equilibrio entre cuerpo y mente, se ha extendido, más aún en las últimas décadas, dados sus probados resultados. Por eso, el mundo Spa no podía escapar a su influjo y hoy el masaje se incorpora, como uno de sus indiscutidos protagonistas, al mundo Spa.

Denominador común
El denominador común de los distintos tipos de masaje suele ser el de su realización por medio de la estimulación manual de los tejidos blandos de la piel, es decir, el tejido conectivo y el muscular, con la finalidad de ampliar la función de los mismos y lograr la correcta circulación, el bienestar y la relajación.

Uso sanitario
Los masajes también son muy útiles para la disolución de contracturas y desaparecer la tensión muscular permitiendo un correcto deslizamiento de los tejidos. Algunos tipos de masajes resultan muy útiles para la recuperación y rehabilitación física recibiendo la denominación de masajes terapéuticos. En este sentido debemos destacar el hecho de que el uso de los tipos de masajes en un ámbito sanitario requiere de una amplia comprensión de la anatomía humana y especialmente de la fisiología, además también es importante que el profesional tenga conocimientos acerca de las indicaciones y contraindicaciones de cada uno de los tipos de masajes.

¡Atención!
Los masajes deben ser realizados por profesionales cualificados. Además, no deben causar ningún dolor, diferente a ligeras molestias, habituales al contacto de las manos con zonas delicadas o sensibles.

Como denominador común, añadir que la mayoría de los distintos tipos de masajes aumentan la circulación sanguínea, favoreciendo el retorno venoso. A su vez, resultan de gran ayuda cuando se trata de drenar los excesos producidos por la linfa que suele formarse en las áreas edematosas.

Relajación
Otro de los diferentes masajes que se emplean con mucha frecuencia son los masajes relajantes, los cuales fijan su atención en la descarga de la tensión acumulada; la técnica de aplicación es bastante lenta pero cuenta con una presión lo suficientemente firme como para lograr la relajación de los músculos que están siendo masajeados.

Beneficios
Muchos y demostrados son los beneficios de los masajes, especialmente cuando se trata de masajes relajantes. Así nos encontramos con:

. Mejora del color y la tonalidad de la piel, al ser capaces de eliminar células muertas y toxinas.
. Mejora de la circulación sanguínea, y por lo tanto, optimización también del transporte de nutrientes y oxígeno a las células.
. Mejora del descanso nocturno.
. Mayor rendimiento físico.
. Eliminación del estrés.
. Reducción de la ansiedad.
. Potenciación de una actitud positiva.
. Reducción de la fatiga.

Por eso, ¡qué mejor que confiar en un masaje parte de la confianza y satisfacción de nuestros clientes!

Para saber más del mundo Spa entra en www.expertosenspa.com