La llegada del invierno y las condiciones climatológicas propias de esta estación como el frío intenso, el viento y el
abuso de los sistemas de calefacción afectan  de forma directa al aspecto y estado de nuestra piel. Como
consecuencia: ésta se reseca, se irrita, pierde luminosidad y aparecen rojeces y sensación de tirantez.  Para
evitarlo, al igual que en verano, durante este periodo del año es también importante mimar el cutis y dedicarle una
serie de cuidados especiales.  Los expertos de Clínica Opción Médica, especialistas en Cirugía Plástica, Medicina Estética Avanzada y el
Tratamiento de la Obesidad, te aconsejan los mejores tratamientos para lucir una piel suave y radiante durante
todo el año.

Mesoterapia facial ¡un extra de vitaminas para tu piel!
La Mesoterapia Facial mejora la hidratación de la piel y estimula la circulación sanguínea aportando juventud y
tersura al rostro. La Mesoterapia consiste en microinyecciones intradérmicas de un gel de ácido hialurónico,
asociado a cierto número de vitaminas, coenzimas y antioxidantes, con el que se logra estimular los sistemas
enzimáticos dérmicos y subdérmicos, con la consiguiente mejora de la hidratación de la piel y de la circulación
sanguínea. También funciona como estímulo metabólico, proporcionando un cutis más sano y joven.

El tratamiento de Mesoterapia se realiza a nivel del rostro, cuello, escote, y manos. La sesión dura
aproximadamente entre 15 y 20 minutos y los resultados son progresivos y acumulativos.

Mejora el tono de la piel con la Luz Pulsada IPL

La Luz Pulsada IPL es una innovadora técnica, ideal para eliminar
pequeñas venitas, rojeces, manchas y, en definitiva, unificar el tono de
piel y aportar juventud, luminosidad y tersura. El IPL Facial utiliza un
sofisticado equipamiento para realizar una serie de sesiones con un
intervalo de 3 a 4 semanas. Se trata de un procedimiento ambulatorio
con mínimas molestias, que carece de período de recuperación y se
puede realizar en cualquier parte del cuerpo. Sin embargo, es
especialmente eficaz en la cara, el cuello, el escote y el dorso de las manos.

Bioestimulación cutánea para mejorar el grosor y la elasticidad de la piel
La Bioestimulación cutánea es un novedoso tratamiento que tiene como objetivo ralentizar el proceso de
envejecimiento de la piel y paliar sus efectos, mediante el uso de plasma rico en factores de crecimiento obtenido
a través de la centrifugación de la sangre del propio paciente. La solución se aplica a través de múltiples
infiltraciones distribuidas por todo el rostro. Con ello, se logra estimular la producción de nuevo colágeno, elastina,
y proteínas esenciales, que proporcionan una serie de cambios en la piel en lo que a vitalidad, grosor, elasticidad
y tersura se refiere.

Esta técnica está indicada para tratar pequeñas arrugas, flacidez, depresiones cutáneas, cicatrices, etc. Su efecto
óptimo es visible a los tres meses tras la sesión y se puede realizar una o dos veces al año.
Sigue estos 8 sencillos consejos y presume de piel
La exclusiva tecnología aplicada en los tratamientos médico-estéticos hace que hoy sea posible restaurar la piel y
combatir los signos propios del proceso natural de envejecimiento de una forma segura y realmente eficaz. No
obstante, la prevención juega un papel muy importante que determinará en gran medida el estado en el que se
encuentre nuestra piel.  Para tener un cutis envidiable no es necesario invertir grandes fortunas en productos
cosméticos ni dedicarle más tiempo del que disponemos. Simplemente hay que cambiar y añadir algunos hábitos
a nuestra rutina de cuidados diarios. ¡Toma nota!

1. Hidrata tu piel a diario con una crema específica para ello. Trata de aplicarla sobre la piel húmeda, su efecto
se prolongará en el tiempo.
2. Exfóliate una vez a la semana. Aplica el producto en círculos mediante un suave masaje para revitalizar la
piel y eliminar impurezas. Puedes ayudarte de un guante de crin, pero recuerda que debes masajear con
suavidad.
3. Utiliza una mascarilla nutritiva cada semana o, al menos, cada quince días. Te aportará esa dosis extra de
hidratación que tu piel tanto necesita.
4. Usa  protección solar siempre, incluso en invierno.  Aunque el sol nos da un respiro durante esta época del
año, nuestra piel sigue expuesta a los rayos ultravioleta, sobre todo si realizamos actividades o deportes de
invierno al aire libre.
5. Sigue una dieta equilibrada en la que no falten frutas y verduras y evita las variaciones bruscas de peso.  Si
te mantienes en un peso estable, evitarás en gran medida la posible aparición de estrías y la flacidez.
6. Deja de fumar. Está demostrado que el consumo de tabaco afecta directamente a la salud de nuestra piel,
provocando su envejecimiento prematuro.
7. Protege tu piel de las condiciones climatológicas adversas. Aprovecha las rebajas y hazte con un buen par
de guantes y una bufanda.
8. Evita los cambios bruscos de temperaturas. En casa procura mantener la calefacción a no más de  20-21
grados y aunque seas una fanática de las duchas de agua caliente, intenta hacerlas con agua tibia para no
dañar las capas protectoras de la piel.