Los cuidados y la limpieza diaria de la piel (tanto de noche, como de día) deben ser una rutina obligatoria para todos en este año que comienza, como lo son ducharse o cepillarse los dientes. Tónicos, sérums, aguas micelares, cremas…existen un sinfín de productos para que la piel del rostro luzca sana y bonita, pero uno debe saber cómo y cuándo aplicarlos. Bionike, la firma de cosmética nº1 en Italia, explica cómo debes realizar (paso a paso) tu rutina de limpieza facial para presumir de una piel sana, radiante y joven. ¡Presta atención!

Con el año a punto de terminar, son muchos los que llenan su cabeza de propósitos para el 2020: ser más paciente, mejor persona, ir al gimnasio, comer mejor, estudiar más y, ¿qué tal comenzar a cuidar la piel del rostro como realmente se merece? Lo primero que debes tener en cuenta es el tipo de piel que posees, y así emplear productos que casen con tus necesidades más específicas. (Un truco para saber cómo es tu piel es observar si ésta brilla llegada la media mañana, si es así, es que tu piel es grasa y si no brilla es que probablemente esté deshidratada). Tras saber cual es exactamente tu modelo de piel, podrás elegir adecuadamente la crema lavante, tónico, sérum, crema hidratante, etc. que más se adapten a ti.

A continuación los 5 pasos obligatorios para una limpieza facial perfecta by Bionike:

  1. PASO 1: LAVAR. Lo ideal es limpiar el rostro día y noche, aunque no te hayas maquillado. Realizar una limpieza facial antes de acostarse sirve para eliminar los restos de contaminación, sebo, etc. acumulados durante todo el día. Por otro lado, enjuagarse el rostro por la mañana es esencial para quitar los residuos que se producen durante la noche, momento en el que la piel se regenera.
  2. PASO 2: SECAR. Después de aclarar el producto utilizado en el paso anterior, es imprescindible secar muy bien la piel, sin “arrastar”, a toquecitos. Lo mejor es tomarse un momento para que ésta esté preparada para recibir el tónico.
  3. PASO 3: TONIFICAR. El tónico elimina todos y cada uno de los pequeños residuos y prepara la piel para recibir el serum y la crema posterior. A la vez que es el secreto para neutralizar la acción del agua y restaurar el pH óptimo de la piel.
  4. PASO 4: HIDRATAR . En este punto hay que destacar que si necesitas una dosis extra de hidratación, lo idóneo es emplear un sérum antes de la crema hidratante. El sérum se absorbe más rápido y hace que los ingredientes activos penetren en profundidad, mientras que la crema es el tratamiento en sí con el que la piel estará protegida, tanto de noche, como durante la jornada.
  5. PASO 5: APLICAR PROTECCIÓN SOLAR. Da igual si es verano o si es invierno, si quieres mantener una piel sana y evitar los signos de la edad, debes emplear cremas de protección durante todos los meses del año.