Desde los 3000 a.C. en Egipto las mujeres se cuidaban con henna. Durante la dinastía Ming, uñas largas con oro y plata. Nada nuevo. Es un mimo, un lujo, lujito, pero asequible. También puede ser un acto social, ya que ir con una amiga, para ponerse al día en los últimos cotilleos a la vez que se ponen las ultimas lacas… Lo más!

En Chi Spa, como siempre, se mantienen al día, y con el ritmo de la calle, así que puedes encontrar la forma que mejor te encaje para tu estilo, ánimo, bolsillo…. Hoy en día, hacerse las manos es como depilarse.

Manicura exprés: ni necesitas 30 minutos. Tienes una cena? Fiesta? O es un hábito tuyo? O tiempo para ti? Al ataque: se corta o lima las uñas, para darlas forma. Se retira con un palillo la cutícula. Base, laca, el color de tu elección, y brillo! Aceite de almendras para la cutícula para que estén bien hidrataditas. Listas!

Manicura Chi: completa, de lo más completa. Le dan forma a la uñas. Retiran cutícula. Hacen un scrub, para retirar las células muertas, dejando la piel suave y uniforme. Se continua con un masaje hidratante, que nos relaja a base de amasamientos y presiones hasta el codo. Momento de cerrar los ojos y relax total. O pensar en que esmalte a ponerse. Elegir entre los últimos de Opi!

Manicura Gelcolor de OPI: el Ferrari de las manicuras. Una pasada! Y sin los efectos secundarios de las uñas de gel. No salta, ni pierde su brillo. Dura 15 días en las manos. Lo bueno es que no debilita las uñas, y tienen un acabado y brillo increíbles. Una vez saquemos la mano de la lámpara en el último paso ya podemos hacer lo que queramos, no se nos estropeará la manicura durante unas cuantas semanas. La gama de colores es muy amplia, desde tonos naturales hasta otros más fuertes.