La cosmética es uno de los sectores que más ha avanzado en el último siglo. Atrás quedan los cosméticos que se usaban en el Antiguo Egipto y que se obtenían a partir de las diferentes plantas, ungüentos y productos a base de miel, arcilla, aceites,… Actualmente podemos hablar de la “cosmética moderna”, basada en fórmulas científicas que actúan sobre las necesidades
específicas de la piel.

La experta Inmaculada Canterla, farmacéutica miembro de la SEMAL y la SEMCC y especialista en Dermocosmética y Antiaging apunta “es importante entender que el envejecimiento es un proceso de consumo: del músculo, del hueso, la grasa…Es decir, la piel que se estira nunca se retrae, contando además que se pierde 1.5% de colágeno por año. La piel pasa de ser una uva a una pasa. Pero actualmente, gracias a la gran investigación científica que se ha hecho en el campo de la cosmética, y en concreto de la cosmecéutica, podemos prevenir, incluso revertir, el proceso de envejecimiento de la piel gracias a activos y fórmulas realmente efectivas, siempre que se prescriban de la forma correcta”.

¿Cómo ha avanzado la cosmética hasta llegar a la “cosmética moderna”?

Inmaculada Canterla, especialista y Directora de la clínica Cosmeceutical Center, analiza cómo ha avanzado la cosmética en las últimas décadas y nos expone qué mejoras ha conseguido la conocida como “cosmética moderna”:

– La cosmética moderna es mucho más científica

– Se han descubierto nuevos ingredientes y activos

– Se han estudiado nuevas formas de liberación de los activos

– Han mejorado el poder de absorción de las fórmulas sobre la piel

– Ofrecen una actividad terapéutica sobre la piel, en función de sus necesidades

Pero a su vez, hay una serie de factores que interfieren en el avance de la cosmética y su conocimiento por parte de la sociedad:

– Mucha información desinformada: la sociedad confía en líderes de opinión no expertos (desde influencers hasta “lo que le ha funcionado a una amiga”)

– Existe un gran número de compras desinformadas generadas por las potentes campañas de marketing de las marcas cosméticas más comerciales

– Hay muchas creencias populares erróneas. Por ejemplo: “es imprescindible usar tónico”, “la cosmética coreana es muy buena”, “tratar la piel por tipo de piel y no por cómo está la piel”, etc.

– Podemos hablar de una “incultura” de la cosmética antiaging

 

Las 4 innovaciones más importantes a nivel Antiaging

¿Qué hemos conseguido durante este siglo? Uno de los principales retos cosméticos que se ha conseguido en los últimos años es la especialización de la cosmética. Existen fórmulas específicas para cada una de las necesidades de cada piel: hidratación, fotoprotección, embellecimiento, mejora de poros, manchas, arrugas, rojeces. “En este sentido uno de los principales motivos de consulta es cómo combatir el envejecimiento de la piel y qué fórmulas antiaging son las más efectivas” apunta la especialista en piel, Inmaculada Canterla.

La experta nos explica qué activos antiaging han revolucionado el mundo de la cosmética, por su efectividad, siempre que estén correctamente combinados y en las proporciones idóneas:

1. AHA + BHAs (Alfahidroxiácidos)

Exfolian la piel, eliminando las capas de células muertas. Además favorecen la generación de colágeno y tratan el envejecimiento debido a la exposición solar. “Probablemente, éstos son unos de los ingredientes más empleados en los cosmecéuticos” apunta la experta. De acuerdo con su estructura química se clasifican en alfa-hidroxiácidos y beta-hidroxiácidos. Los primeros promueven la renovación celular del interior al exterior, suavizan la piel disolviendo los desmosomas que unen las células, estimulan la producción de GAG’s, aumentan el espesor de la dermis e incrementan la producción de ceramidas que mejoran la barrera protectora. Por si esto fuera poco, reducen la formación de arrugas, manchas e hiperqueratosis. Por otra parte están los beta hidroxiácidos, entre los que destaca el ácido salicílico. “El ácido salicílico es un
agente queratolítico que realiza una exfoliación capa a capa desde el exterior al interior. Al ser lipofílico, es capaz de penetrar en la glándula sebácea y eliminar los microcomedones” aclara Inmaculada Canterla.

2. Retinoides (derivados de la vitamina A)

Son anti-queratinizantes, es decir, inhiben la producción de sebo. Además tienen un poder anti-inflamatorio e inmuno-modulador. Ayudan al aumento del colágeno y la elastina, además de mejorar las fibras de anclaje y la vascularización dérmica.

Hay que diferenciar entre los distintos tipos de retinoides que existen, cada uno con un uso diferente. En dermocosmética, las moléculas que se usan más comúnmente en las formulaciones son: Retinil palmitato, Retinol, Retinal, Ácido Retinoico, Retinil Retinoato.El problema es que el ácido retinoico, como tal, es un ácido que sensibiliza mucho la piel a los efectos de los rayos UV, y puede producir sequedad, descamación, prurito, exantema y/o fragilidad dérmica. De ahí que siempre se suelan utilizar sus precursores a diferentes concentraciones” aclara Inmaculada Canterla.

3. Antioxidantes

Entre los antioxidantes naturales que se encuentran de forma natural en el organismo de los seres vivos la experta Inmaculada Canterla destaca la vitamina C (ácido ascórbico), la vitamina E (tocoferoles), el glutatión, la cianamida, el ácido lipoico, la ubiquinona… Y entre los vegetales destaca el resveratrol, las antocianinas y antocianidinas. “Su función principal es la de defender a las células de la acción de los radicales libres y de la oxidación por diferentes medios de la células. De ahí que sean sustancias de importante valor en las formulaciones cosmecéuticas” explica la farmacéutica en dermocosmética. Así, su principal función es prevenir la oxidación de las células.

4. Despigmentantes:

Son los activos que tratan las manchas y la hiperpigmentación de la piel. Suelen ser tratamientos a largo plazo. “No hay una receta estándar universal para todo el mundo, el tratamiento despigmentante intensivo es personalizado con ingredientes cuidadosamente seleccionados” aclara Inmaculada Canterla, farmacéutica especialista en Dermocosmética y Antiaging. Los despigmentantes más revolucionarios del último siglo son:

Ácido Kójico

Funciona principalmente como un inhibidor de la tirosinasa, enzima involucrada en la producción de la melanina, causante de la pigmentación de la piel.

Arbutina

Disminuye la producción de melanina y acelera su eliminación. Actúa mediante la inhibición de la síntesis de melanina.

 

Para finalizar la Inmaculada Canterla destaca “Es necesaria una comprensión de los riesgos y beneficios de las diversas opciones terapéuticas para seleccionar el tratamiento óptimo y adecuado. Ninguna terapia ha demostrado individualmente ser beneficiosa en todos los pacientes como terapia única. Para optimizar resultados es básico realizar una combinación de diversos tratamientos”.