Llevar una lista, mirar los ingredientes y comer antes de comprar son buenos consejos para evitar que caigas en la tentación

Clínica Opción Médica_Comprar con hambre en el supermercado

 Tener hambre y hacer la compra no van de la mano cuando se trata de llevar una dieta saludable. El supermercado está pensado para garantizar la compra del consumidor y utilizan todas las estratagemas posibles para que acabes con el carrito lleno de alimentos que no tenías pensado llevarte a casa. Las especialistas de la Unidad de Obesidad de Clínica Opción Médica, Marta Vallejo y Tania López te dan las claves para ayudarte a comprar con la cabeza y no con el estómago.

Llevar una lista y no salirse de ella

“El supermercado está diseñado para manipularnos en todo momento” explica Tania López, especialista en Psicología Clínica y Medicina Conductual de Clínica Opción Médica. “Tanto los productos que se encuentran a la altura de los ojos, como aquellos que se colocan en la caja (como chicles, dulces y derivados) están pensados para garantizar su compra” aclara la profesional ante esta práctica tan habitual.

Para no caer en la trampa, Marta Vallejo, especialista en Nutrición y Dietética de Clínica Opción Médica, propone llevar una lista escrita o mental: “Es imprescindible realizar una lista de los alimentos que vamos a comprar, ya que esa va a ser nuestra despensa. Si compramos mal, vamos a comer mal. La primera pauta alimentaria saludable empieza por una buena compra”.

Comer antes de comprar

Un gesto tan sencillo como comer antes de hacer la compra puede condicionar la actitud de la persona en el supermercado. “El hambre activa conductas adquisitivas, por lo tanto, nos anima a conseguir más cosas, independientemente de estar en un supermercado o en un centro comercial”, afirma la especialista en psicología Tania López. Por eso aconseja saciar las ganas de comer antes de realizar la compra. “Lo ideal es comer algo, una pieza de fruta, por ejemplo, o bien hacer la compra directamente después de comer” concluye la profesional.

La importancia de los ingredientes

Tan importante es el alimento como los ingredientes que lo componen. Cuando una persona quiere cuidar su alimentación, antes de comprar cualquier producto en el supermercado, presta especial atención a la tabla nutricional. Sin embargo, según la especialista en nutrición, Marta Vallejo, es una práctica errónea: “Hay que dejar a un lado el número de calorías y dar más importancia a los ingredientes”.

Un buen ejemplo serían las bebidas vegetales. La nutricionista aconseja mirar la cantidad de azúcar que contienen las leches vegetales, como la de soja, almendras, etc., ya que muchas marcas superan hasta el 15% de azúcar o fructosa en sus productos.

En el caso de las bebidas 0%, recomienda prestar especial atención, ya que también contienen azúcar, como por ejemplo los batidos de chocolate 0%. “Contienen la mitad de azúcar que su versión normal, por lo tanto, si hay un exceso, la persona acaba por engordar igual”, aclara Marta Vallejo.

Cuando se trata de pan, no queda prohibido, pero sí hay que saber elegir: “Actualmente en el mercado el consumidor encuentra diferentes marcas, tipos, composición, etc. y al final es difícil saber cuál hay que elegir. La mejor opción se encuentra en la lista de ingredientes, cuanto más porcentaje de harina integral mucho mejor”, concluye la especialista.

Todos ellos son buenos consejos para elegir lo mejor posible de entre la variada oferta que encontramos en
los supermercados. Sin embargo, Marta Vallejo es rotunda al afirmar que “los mejores alimentos son siempre
los que no llevan etiqueta. Es decir, los productos frescos”.