El té verde, la L-Carnitina, el diente de león o el cardo mariano, son algunos de los activos que ayudarán a descargar el cuerpo de las toxinas acumuladas durante estos meses de verano. La experta en nutracéutica Inmaculada Canterla, Directora de Cosmeceutical Center, explica cómo seguir una buena planificación nutricional y qué activos ayudan a depurar el organismo. Además, hacemos un repaso sobre qué frutas se deben consumir para seguir una alimentación sana y equilibrada.

Tras épocas donde no se mantiene una alimentación saludable, o durante las cuales se altera la rutina nutricional, es importante seguir planes que “limpien” el organismo para volver a sentirlo fuerte y sano, siempre bajo la supervisión de profesionales. Inmaculada Canterla, farmacéutica especialista en nutrición, resalta que “actualmente vemos muchos suplementos que dicen tener propiedades milagrosas y parece que con sólo tomarlos vamos a conseguir el cuerpo que siempre hemos soñado. Pero esto es erróneo, alocado y peligroso. Por eso, recomiendo acudir a profesionales para realizar la evaluación de nuestro peso corporal, proponer la compensación frente a los excesos, aclarar todas las dudas y elegir los posibles recursos y estrategias a seguir”.

 Alimentos y principios activos para depurar

Para seguir un estilo de vida saludable es básico tener conciencia de qué alimentos y principios activos ayudan realmente a limpiar el organismo. Canterla destaca los siguientes activos, entre el resto, por su ayuda efectiva en terapias depurativas que permiten librar al cuerpo de las toxinas acumuladas por una alimentación desequilibrada y poco saludable:

Mango africano (irvingia gabonensis): tiene la capacidad de inhibir la producción de grasa mediante determinados efectos sobre ciertas enzimas que regulan el metabolismo. También reduce la absorción de carbohidratos inhibiendo la enzima amilasa.

Té verde: aumenta la termogénesis y quema de grasas. Contiene aproximadamente el 7% de cafeína que es un excelente diurético, posee un marcado efecto lipolítico y ayuda a reducir el número de adipocitos.

Café verde: el ácido clorogénico del café verde tiene un efecto “quemador de grasas” que poco a poco se va haciendo más popular para la lucha contra la celulitis y la grasa localizada. Además disminuye la absorción de azúcares y acelera la combustión de las grasas.

L-carnitina: ayuda a mover los ácidos grasos hasta la mitocondria de la célula para que la grasa se use como combustible.

Alcachofa: las sustancias amargas contenidas en la alcachofa (cynarin) estimulan los procesos digestivos y metabólicos y activan la función del páncreas, de la vesícula biliar y del hígado. La alcachofa está considerada uno de los mejores drenadores hepáticos y favorece también la reducción del colesterol.

Diente de león: es una planta depurativa indicada para purificar el organismo de elementos tóxicos. Actúa sobre el hígado, riñón y vesícula biliar y, gracias a su efecto diurético, ayuda a evitar la aparición de piedras en el riñón. Es un tónico digestivo contra el estreñimiento.

Cardo mariano: el ingrediente activo del cardo mariano se conoce como silimarina, un compuesto químico extraído de las semillas. Ayuda a reducir los niveles de colesterol, mejora los niveles de azúcar y es un potente antioxidante. La silimarina, a su vez, incrmenta la capacidad del hígado para regenerarse, a través de la producción de nuevas células sanas, y mejora la capacidad de eliminar toxinas del organismo. “Se ha visto que como efecto secundario también contribuye a la pérdida de peso ya que el organismo tiende a formar mayor cantidad de tejido adiposo para tratar de almacenar el exceso de tóxicos liposolubles” aclara la experta, Inmaculada Canterla

La combinación de éstos activos, supervisados por un profesional, ayudará a depurar el organismo y deshincharlo. Pero también hay que tener en cuenta que los excesos o la alimentación no saludable van unidos a síntomas de malestar abdominal. Para tratar estos síntomas, Canterla contempla la realización de una regeneración de la flora bacteriana con prebióticos (por ejemplo fructooligosacáridos) y probióticos (por ejemplo lactobacterias vivas). “Así realizamos también un mantenimiento de la regularidad del ritmo intestinal, muy importante para la salud en general, y sobre todo en procesos de pérdida de peso y detoxificaciones” aclara la especialista.

Desde Cosmeceutical Center se aconseja seguir una buena planificación nutricional durante todo el año, que incorpore hábitos saludables y que vaya acompañada de complementos nutricionales (prescritos de forma personalizada). Pero no siempre es posible seguir unos buenos hábitos alimenticios, por eso es necesario realizar “curas depurativas” que contribuyan al proceso de limpieza y favorezcan la eliminación de toxinas, la pérdida de kilos, ayuden a quemar grasas y regulen el apetito y la ansiedad por el dulce.

Las frutas: otro gran aliado

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha explicado en numerosas ocasiones que la fruta es un componente esencial de una dieta saludable y que un consumo diario suficiente podría contribuir a la prevención de enfermedades importantes, como las cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. De hecho, un informe de esta institución concluye que la ingesta insuficiente de fruta es uno de los 10 principales factores de riesgo de la mortalidad a nivel mundial, su ausencia produce un 19 % de cáncer gastrointestinal, un 31 % de cardiopatías y un 11 % de accidentes cerebrovasculares.

La fruta nos aporta vitaminas, fibra, minerales y agua, componentes ideales para eliminar toxinas y acelerar el metabolismo, además contiene muy pocas calorías y algunas tienen un gran poder saciante. Ya hemos hablado anteriormente de las cualidades del mango africano, pero hay otras muchas frutas ideales para seguir una dieta no solo dirigida a la pérdida de peso, sino a conseguir una digestión adecuada, a evitar la retención de líquidos o depurar nuestro organismo. Estas son algunas de las grandes aliadas. ¡Toma nota!

Manzana: existen muchas variedades de manzanas pero todas son ricas en agua y en pectina, un componente básico para desintoxicar al organismo y bajar el colesterol malo. La manzana es diurética, aporta fibra y aminoácidos, además el ácido ursólico que contiene su piel ayuda a evitar el aumento de peso. La fibra ayuda a la digestión, previene el estreñimiento, agrega volumen a la dieta y contribuye al control de peso. Además, tiene un alto poder saciante y retarda la absorción de grasas.

Fresa: las fresas son ricas en agua y un aliado perfecto en el control y la pérdida de peso. Contienen una gran cantidad de vitaminas y minerales, tienen un gran poder diurético depurativo para que el organismo pueda eliminar toxinas y no retenga líquidos y su aporte calórico es muy bajo.

Kiwi: es una de las frutas más completas ya que es rico en vitamina C, vitamina E y vitamina A, potasio, calcio, cobre, magnesio y fibra. El kiwi regula el metabolismo y contiene fibras que ayudan a reducir el apetito.

Pomelo: este cítrico de sabor amargo ayuda a acelerar el metabolismo y a quemar calorías. Además de sus propiedades saciantes el pomelo es rico en fibra, perfecto para controlar los niveles de glucosa en sangre, vitamina C, vitamina A y vitaminas B1, B3 y B6. La naringenina es la sustancia causante de que queme ácidos grasos.

Papaya: fruta exótica y deliciosa que elimina gran cantidad de toxinas ya que el 90% de su composición es agua. Sus beneficios se deben a la presencia de papaína, una enzima que mejora la digestión de las proteínas, mantiene el metabolismo y favorece la combustión de grasas. Además es un gran remedio contra el apetito. Es rica en vitamina C, ácido fólico, potasio, vitamina A, vitamina E y vitamina K.

Sandía: fruta rica en licopeno, poderoso antioxidante, con propiedades depurativas que favorecen la expulsión de toxinas. La sandía tiene una alta composición de agua, es por ello que su contenido calórico es bajísimo, así que podemos comer grandes porciones sin engordar y ayuda a mantenernos llenos.

Pera: las peras son ricas en agua y contienen pectina, un componente ideal para desintoxicar el organismo. Además contiene catequinas y flavonoides, dos antioxidantes que combaten la retención de líquidos y ayudan a eliminar toxinas y grasas.

Piña: es la fruta diurética y depurativa por excelencia, contribuye a eliminar toxinas y ayuda a prevenir el estreñimiento ya que aporta una gran cantidad de fibra y es muy saciante. También es una fruta rica en hidratos de carbono de absorción lenta, proteínas vegetales, vitamina C y vitaminas del grupo B.

Uvas: es una fruta que ayuda a eliminar el exceso de líquidos del organismo gracias a su alto contenido en potasio. Además, disminuye el apetito gracias a su poder saciante.

Limón: rico en vitamina C, aumenta la función hepática y el metabolismo de las grasas. Algunos estudios han demostrado que aquellos que comen frutas ricas en vitamina C, hacen mejor la digestión y bajan de peso con facilidad. El limón es ideal también como aliño.