Cupping es un método que llevan utilizando en Chi Spa mucho tiempo. Pero claro, como no es una técnica muy conocida, hasta que algún famoso no  lo ponga de moda,  se queda más o menos en el anonimato. Gwyneth Paltrow hace años se presentó en una fiesta con sus marcas en la espalda, que le dió publicidad a esta técnica milenaria china. Luego, Michael Phelps aumentó el interés en las ventosas como una forma de aliviar los músculos adoloridos, cuando apareció en los Juegos Olímpicos de verano 2016 con círculos de color púrpura en todo el cuerpo.

 Facial Cupping Chi Spa

Pero cuando Kim Kardashian publicó una foto de Snapchat recientemente de ella misma preparándose para hacerse un tratamiento facial cupping o facial con ventosas, ¡la locura se desató!

Si todavía estamos un poco confundidos acerca de qué es realmente la ventosa, es una práctica antigua que implica crear un sello de vacío en la piel con una ventosa, que se puede colocar en diversas partes del cuerpo. La premisa es que este tipo de succión fuerte extrae las toxinas de los tejidos, mejora la circulación y alivia el dolor.

Los que lo conocen, apuestan por ello, incluso dicen que nada más proporciona tanto alivio para sus hombros, espalda y cervicales crónicamente contracturados.

 

¿Pero de que son capaces las ventosas faciales? Al igual que las ventosas en el cuerpo, el objetivo es estimular la circulación y eliminar toxinas para una tez radiante y brillante. La piel grisácea y sin brillo a menudo proviene de la falta de circulación y acumulación de la toxina y el estancamiento.  Usando esta técnica de succión, podemos guiar los nutrientes a la superficie de la piel, revitalizándola y refrescándola, a la vez eliminando las toxinas y mejorando la salud y la belleza de la tez.

Mientras que la aplicación de ventosas en cuerpo a menudo puede dejar marcas oscuras bastante importantes en la piel, afortunadamente no sucede lo mismo en la cara. Debido a que las ventosas se mueven continuamente por la piel, no se forman hematomas. El tratamiento suele comenzar en un lado, usando ventosas lo largo de la mandíbula y mejilla. La succión es suave y todo el efecto es calmante y relajante. Luego se mueve a la frente, utilizando una ventosa más pequeña, también trabajando debajo y alrededor de los ojos. Se repite la secuencia en el otro lado.

Como los resultados instantáneos, es una buena opción antes de un gran evento o una noche especial. Los efectos antiinflamatorios lo convierten en una excelente opción incluso para quienes padecen enfermedades como el acné o la rosácea. El resultado final: ¡una piel más firme, más lisa y mucho más radiante y una mente calmada!