Farmacéuticas, expertas en dermocosmética y fundadoras de The Secret Lab

Por Mayte Martínez

Amigas y compañeras de profesión, con las mismas inquietudes e ilusiones. Un buen caldo de cultivo para emprender un sueño que empezó en un pequeño negocio y se ha convertido un referente en Madrid de centro de belleza de calidad y confianza, con tratamientos personalizados y trato cercano al cliente.

Así de primeras puede resultar chocante: ¿farmacéuticas? Ni que estuvieran enfermos quienes van a un centro de belleza para necesitar un medicamento, pero claro, la farmacia abarca un amplio campo de especialidades, “una de ellas es la dermocosmética, que no encana a las dos”. Aunque aun así nos resulta curioso el paso de ‘vender una crema’ a adentrarse en el mundo del cuidado integral de la belleza.

“La idea surgió porque tras más de 10 años cuidando la piel de nuestras clientas con productos cosméticos, pensamos que era hora de ir más allá, de llegar más lejos con los tratamientos de cabina, consiguiendo así mejores resultados”. Y como normalmente asociamos farmacia a fórmulas magistrales, la primera pregunta parece obvia.

Expertos en Estética: ¿Elaboran sus propios productos de tratamiento?

The Secret Lab: No hacemos nuestras propias formulaciones, aunque no es algo que descartemos. De momento seleccionamos las que consideramos más eficaces entre todas las propuestas del mercado. Las que lleguen a la dermis, las que estén bien formuladas, las que no alteren la piel…, en definitiva, aquellas con las que podamos conseguir mejores resultados. Solo trabajamos con formulaciones realmente efectivas.

EE: Dicen que belleza es el buen funcionamiento del organismo, ¿qué significa exactamente y cómo puede conseguirlo una crema o un tratamiento estético?

TSL: Cuando todo fluye en nuestro organismo, cuando nos alimentamos bien, cuando estamos contentos, cuando nos cuidamos por dentro y por fuera, estamos más guapos. Dicen que la cara es el reflejo del alma y nosotras pensamos que el cuidado de nuestra piel nos ayuda a alimentar el alma.

EE: ¿Cuáles son vuestras ‘herramientas’ preferidas?

TSL: Si lo entendemos como nuestras mejores armas para desarrollar nuestro trabajo: el equipo (cualificado y profesional),
nuestra aparatología (segura y eficaz), los productos cosméticos que tenemos (seleccionados y muy bien formulados) y nuestro trato (natural y muy cercano).

EE: Si usan la misma aparatología que otros centros de estética y utilizan las mismas cremas que muchos de ellos, ¿qué las diferencia?

TSL: Lo que nos diferencia del resto de los centros es la personalización máxima de los tratamientos y la cercanía con los clientes, a los que hacemos sentir como en casa (no lo decimos nosotras, ¡nos lo dicen ellos!) y eso nos lleva otra vez a la felicidad y así a la belleza global.

EE: ¿Veis vosotras directamente al cliente, lo tratáis, o solamente hacéis el seguimiento comercial?

TSL: Nosotras estamos en el centro a diario, mano a mano con nuestras colaboradoras, haciendo diagnósticos de piel, el seguimiento de los clientes e incluso algunos tratamientos de cabina.

EE: ¿Con qué tipo de formación contáis, además de farmacia?

TSL: Todo nuestro equipo son esteticistas tituladas y nosotras somos farmacéuticas expertas en dermocosmética y nutrición, con numerosos cursos de formación en aparatología, laboratorios cosméticos, aplicación de producto, etc.

EE: ¿Siguen en constante aprendizaje o en estética ya está todo dicho e inventado?

TSL: Lo cierto es que nunca se deja de aprender. La estética, como otras muchas disciplinas, está en constante evolución y, si bien creemos que las bases están muy bien sentadas, siempre salen cosas nuevas que incorporar, nuevos tratamientos, nuevos principios activos… La belleza es un sector en constante cambio, por lo que la exploración tiene que ser constante si queremos mantenernos a la última en tratamientos, aparatología y productos cosméticos.

EE: ¿Qué es de The Secret Lab?

TSL: Es una boutique de belleza donde cuidamos hasta el último detalle para que el tiempo que el cliente pasa con nosotros sea inigualable y su experiencia inmejorable. Es un espacio en el que queremos que te sientas tan a gusto como en casa. Nos gusta trabajar con el cliente para conseguir la piel de sus sueños gracias a la mejor selección de cosmeceútica, los mejores tratamientos de cabina, nuestro asesoramiento en cada momento y, por supuesto, teniendo en cuenta siempre las impresiones
de la persona que tenemos enfrente.

EE: ¿De dónde surge el nombre?

TSL: La palabra “Lab” hace referencia a laboratorio, y es un guiño a nuestra profesión de farmacéuticas; la palabra “Secret” refuerza el significado que le damos a todo lo que hacemos y que es distinto y único para cada persona. Además, aporta un halo de misterio y exclusividad que nos encanta.

EE: ¿Cuál es su seña de identidad?

TSL: La profesionalidad, la cercanía y el compromiso.

EE: ¿Ofrecen todo tipo de servicios?

TSL: Ofrecemos todo tipo de servicios relacionados con el cuidado personal, exceptuando lo relacionado con peluquería.

EE: Está en una zona noble de Madrid. ¿Podríamos definirlo como un centro elitista?

TSL: Es cierto que estamos situados en una zona bastante exclusiva, pero nuestro centro es todo menos elitista. Cuando un cliente entra por la puerta, nuestra última preocupación es su nivel adquisitivo. Queremos que cualquier persona pueda acudir a nosotras cuando le apetezca cuidarse y quererse.

EE: ¿Es la belleza “cosa de ricos”?

TSL: ¡En absoluto! Existen multitud de opciones de productos y tratamientos para cuidarnos que no suponen un gran desembolso. En cualquier caso, nuestros servicios son siempre personalizados y adaptamos las necesidades de cada cliente a su presupuesto.

EE: ¿Cómo es el cliente de The Secret Lab?

TSL: Es una persona que busca, sobre todo, buenos profesionales que le orienten en el cuidado de su piel, tanto en cabina como en el seguimiento posterior en su casa. El rango de edad o el nivel adquisitivo son muy variados, y eso nos encanta, porque significa que tenemos algo que aportar y ofrecer a cada persona, sea como sea.

EE: ¿Con qué equipo humano contáis y cómo lo seleccionáis y preparáis?

TSL: Actualmente nuestro equipo está compuesto por siete esteticistas tituladas, con experiencia en el sector y con algo fundamental para nosotras: un perfil humano bonito, empatía con el cliente, sensibilidad, profesionalidad y amor por su trabajo.

EE: ¿Quiénes son Marta y Elena?

TSL: Somos dos farmacéuticas con muchos años de experiencia en el sector farmacéutico, que decidimos seguir creciendo
profesionalmente y fundar un centro de belleza para poner todos nuestros conocimientos al servicio de cualquier persona a la que podamos ayudar.

EE: ¿Qué es lo más destacable de su trayectoria?

TSL: Lo más destacable de nuestra trayectoria son los años que pasamos juntas trabajando en la oficina de farmacia, aprendiendo, diagnosticando y resolviendo problemas en la piel. Ese fue el germen de todo lo que somos hoy.

EE: ¿Cómo se dibuja el presente inmediato?

TSL: Nuestro objetivo es seguir creciendo en el local al que nos mudamos hace ya un año y medio (comenzamos en otro más modesto, pero se nos quedó pequeño enseguida), y en seguir investigando e innovando para ofrecer los mejores servicios a nuestros clientes.

EE: ¿Y a largo plazo?

TSL: Si seguimos creciendo, probablemente la tendencia natural será expandirnos y tener más de un centro. Pero por ahora preferimos sentar bien nuestras bases y crear una imagen de marca clara y definida. Que cuando la gente escuche “The Secret Lab” piense en un centro de belleza de referencia y confianza. Nos encantaría convertirnos en prescriptoras de belleza para todos los públicos.

EE: Emprender un nuevo proyecto siempre es un reto que lleva mucho sacrificio y esfuerzo. ¿Es fácil la conciliación personal y familiar con The Secret Lab?

TSL: Cuando empezamos esta aventura nos pasábamos el día entero en el centro y, por tanto, resultaba bastante complicado
atender nuestra vida social. Por suerte, nos ha ido bastante bien y con la ampliación del equipo ahora mismo somos capaces de seguir dando la mejor atención a los clientes, sin olvidarnos de que también tenemos familia, parejas, amigos…

EE: ¿Qué relación, y opinión, tienen con la medicina y la cirugía estética?

TSL: Tanto la medicina estética como la cirugía nos merecen una buena opinión y respeto, siempre que, como todo en la vida, se practiquen de una manera ética y profesional. De hecho, los tratamientos y servicios que nosotras ofrecemos son perfectamente compatibles con ambas técnicas y, en algunos casos de medicina estética, muy beneficiosos.

EE: ¿Rostro o cuerpo?

TSL: ¡Ambos! Son muy importantes. Aunque el rostro es más visible y los resultados se aprecian antes.

EE: ¿Qué papel juega la estética en el mundo actual?

TSL: Uno fundamental ya que, incluso en tiempos de crisis, es una herramienta para levantarnos la autoestima y sentirnos
mejor.

EE: ¿En qué momento se encuentra la estética y los centros de estética?

TSL: La estética y los centros de estética siempre tienen cabida en la sociedad actual, pero cada vez el cliente busca más profesionalidad y conocimiento. Es cierto que el número de centros de estética y belleza ha crecido bastante, cada vez se ofrecen precios más low cost, se trabaja con productos que no siempre son efectivos… Nuestro miedo es que se deje de dar importancia a algo fundamental: el profesional que te atiende debe ofrecerte unas garantías y una calidad del servicio innegociables.

EE: ¿Cuál es el tratamiento por el que sienten más cariño?

TSL: Las higienes faciales personalizadas, por lo que comenzamos a hacernos ‘famosas’.