Picores, rojeces, descamaciones, son algunas de las manifestaciones que sufren este tipo de piel y que muestran un cutis nada favorecedor además de molesto.

“Las pieles sensibles, en época de bajas temperaturas se alteran con mucha facilidad. Si a esto le sumamos la utilización de productos cosméticos para mejorar su aspecto de manera repentina (efecto flash), nos pueden dar lugar a un efecto rebote en la piel, es decir, que esta se manifieste más dañada al cabo de un tiempo.” indica Marina Rulló directora de Estética RAME todo un centro de referencia en tratamientos faciales.


Reactive, el tratamiento en cabina para combatir las pieles más sensibles paso a paso y lucir un cutis luminoso, hidratado y terso.

– EXFOLIACIÓN DEL TEJIDO A BASE DE ALMENDRAS DULCES, AGUACATE Y GERMEN DE TRIGO.
Todos ellos son aceites formulados exclusivamente para pieles reactivas que ayuden a eliminar las *células muertas (estas por acción natural se forman en nuestro tejido, una mala praxis en la limpieza facial hace que se acumule un exceso de célula muerta hasta el punto que el tejido no pueda absorber bien los productos hidratantes).
Esta fusión de aceites esenciales dará elasticidad, nutrición y dulzura al tejido ya que ante una piel de tales características no es recomendable la agresión con peeling de micro partículas o ácidos

 

– HIDRATACIÓN AL DETALLE.
Este tipo de hidratación se combinará con la aplicación de mascarillas frías para ir relajando el tejido. En las sesiones se irá aumentando el grado de hidratación para ir penetrando en las capas más internas a través de mesoterapia virtual.
– ÁCIDO HIALURÓNICO + RADIOFRECUENCIA
Supone un hidratación extra en la fase final del tratamiento REACTIVE.
“Es importante tener en cuenta que las pieles sensibles son pieles que deben cuidarse mucho y no excederse en el uso de cosméticos ya que pueden alterar su PH. Las cremas deben contener un alto grado en hidratación y evitar al máximo el uso de perfumes en su formulación ( estos producen picores y alteraciones en la piel y los ojos)” detalla Rulló.

 

*Se recomienda una media de 4 sesiones en cabina para conseguir mejorar la textura (descamación) y la permeabilidad (hidratación) de la piel. Durante las sesiones iniciales, es muy importante no manipular mucho el tejido, y combinar el tratamiento en cabina con el tratamiento daily que se pautará.