La mascarilla ha llegado para quedarse, pero
¿estás preparada para los efectos que puede provocar en tu piel?

El desconfinamiento (aunque paulatino) ya es una realidad: empezamos a salir a pasear durante unas horas, los comercios empiezan a abrir y, en unos días, volveremos a reunirnos con nuestros seres queridos a los que tanto tiempo llevamos sin ver.

Sin embargo, esta “nueva normalidad” irá acompañada de mucha prevención cuando salgamos de casa, incorporándose el uso de la mascarilla a nuestros hábitos diarios.

Parece pues que la población está asumiendo que este elemento de protección ha llegado para quedarse, pero ¿está nuestra piel preparada para ello? ¿Conocemos los efectos que el uso de la mascarilla va a tener sobre ella?

A continuación te explicamos cuáles pueden ser estos efectos y cómo prevenirlos.

El equilibrio natural de nuestra piel, en peligro.

Tras varias semanas usando mascarilla de manera habitual, es probable que estemos empezando a notar algunos efectos negativos en nuestra piel ya que su uso genera falta de ventilación y aumento de la humedad en la zona. Esta oclusión, mantenida en el tiempo, puede generar irritación, sensibilidad, así como acelerar la aparición de otros problemas. Además, el roce del material de la mascarilla unido al sudor y a la oclusión, especialmente ahora que están empezando a subir las temperaturas, pueden alterar el equilibrio natural de nuestra piel, básico para su correcto funcionamiento.

¿Cuáles son los principales problemas a los que se puede enfrentar la piel?

Al llevar la mascarilla ajustada durante muchas horas se crea un ambiente no adecuado para la piel que puede desarrollar la aparición de:

· Irritación, enrojecimiento y sensibilidad.
· Sequedad y deshidratación.
· Descamación.
· Brotes de acné.
· Brotes de rosácea.
· Dermatitis.
· Eczema.

¿Qué podemos hacer para evitar estos problemas asociados al uso de la tan necesaria mascarilla?

1. Establece una rutina de limpieza diaria

El cuidado diario de la piel, ahora más que nunca, debe ser extremo, siendo la limpieza diaria uno de los pasos más importantes, especialmente tras retirar la mascarilla después de un uso intensivo. Realizar una correcta higiene dos veces al día reducirá el riesgo de desarrollar impurezas y granitos. Para ello, es importante escoger un producto de limpieza suave, que limpie sin irritar. Además, el proceso de limpieza debe ser delicado, utilizando agua tibia y secando a pequeños toques, sin arrastrar la toalla, que se deberá cambiar a diario para evitar la proliferación de bacterias. Finalmente, tras la limpieza, es recomendable aplicar bruma facial que ayudará a calmar e hidratar la piel.

2. Hidrata contínuamente la piel

Asegúrate de hidratar correctamente tu piel dos veces al día: Por la mañana, tras la limpieza, intenta que sea media hora antes de cubrir el rostro con la mascarilla, para dar suficiente margen al producto a ser absorbido por la piel. Por la noche, escoge fórmulas reparadoras intensivas que favorezcan la reparación de la piel durante el descanso nocturno.

3. Utiliza maquillajes ligeros

Mientras el uso de mascarilla a diario sea necesario, es importante utilizar maquillajes ligeros que no asfixien la piel. Una buena opción puede ser utilizar una BB Cream que aporte un toque ligero de color, pero sin enmascarar.

4. Una vez a la semana: exfolia

Exfoliar la piel una vez a la semana se transforma en un básico del cuidado de la piel, sobre todo en esos casos en los que el problema asociado a la mascarilla sea la aparición de granitos e imperfecciones. Mantener la piel limpia y libre de células muertas es la clave para mantener a raya las molestas imperfecciones.

Imprescindibles para cuidar la piel con el uso de la mascarilla

Extra Rich Cleansing Foam
Espuma limpiadora cuya función principal es equilibrar el microbioma de la piel, tan alterado por la oclusión que genera la mascarilla.

Daily Mist Toner
Bruma prebiótica que refresca, hidrata y activa las defensas naturales de la piel. Será el mejor aliado para tu piel tras tu limpieza facial. Pulverízala sobre la piel y déjala secar antes de seguir con la crema de tratamiento habitual para asegurar el perfecto equilibrio de la flora bacteriana.

Glycolic Exfoliating Pads
Parches exfoliantes de ácido glicólico y salicílico con los que eliminarás las células muertas de forma suave con solo deslizar el disco sobre la piel limpia.