Su resistencia titánica te protege contra todos los agentes externos que dañan tu piel. Y por ello es el escudo que nuestra piel necesita para defenderse de los efectos nocivos de la contaminación, de los choques térmicos y de las bajas temperaturas.

Son capaces de deslizarse por el filo de un cuchillo sin cortarse y su secreto no es otro que la famosa baba de caracol. Su resistencia titánica la convierte en  la mejor capa protectora y aislante de los ataques externos. Se puso de moda hace ya una década pero hoy vuelve con fuerza porque su capacidad de regeneración y de protección es difícilmente igualable.

 

¿Qué puede hacer por tu piel?

Durante mucho tiempo hemos escuchado hablar de la baba de caracol como hidratante extraordinario, como potente antiarrugas por su capacidad de reducir las líneas de expresión y eliminar células muertas y por mantener las manchas a raya. Pero una de sus principales virtudes y que cobra ahora especial fuerza es la de protegernos de las agresiones externas. Ahora que la cosmética antipolución está más de moda que nunca, la baba de caracol reclama su espacio.

La contaminación afecta de manera directa al envejecimiento de nuestra piel. Y no estamos hablando solo de la contaminación externa. Los gases procedentes de la industria o de los tubos de escape, o la luz azul que emiten los aparatos electrónicos, los barnices y pinturas… aceleran la producción de radicales libres, dañan las fibras de colágeno y elastina,  y el ADN de las células epidérmicas.

 

¿Qué síntomas tiene una piel afectada por la contaminación? 

– La piel muestra una pérdida de firmeza y elasticidad,  además de sequedad extrema. Su tono es apagado y cetrino.

– Aparecen alergias que antes no tenía y se convierte en una piel muy sensible.

– Además surgen arrugas prematuras al provocar un envejecimiento acelerado de la piel.

– Incrementa la síntesis de melanina y reduce la oxigenación de nuestras células.

 

¿Cómo nos protege la baba de caracol de los radicales libres que produce la contaminación?

La baba de caracol es un escudo triple acción:

  1. ESCUDO REPELENTE. Arrasa con las impurezas que no permiten que tu piel respire. El ácido glicólico que contiene hace de peeling natural consiguiendo regenerar. Se convierte en un magnífico exfoliante de manera superficial con el fin de eliminar impurezas y favorecer la renovación celular tan necesaria cuando tu piel está expuesta a altos índices de contaminación.

 

  1. ESCUDO SANITARIO. Cura los daños causados por los agentes contaminantes. La alantoína que contiene es el analgésico perfecto para restaurar la piel dañada por pequeñas lesiones, marcas o pequeñas quemaduras y combate también la inflamación. Se trata de un químico presente en la secreción que acelera la cicatrización de la piel.

 

  1. ESCUDO ANTIINFLAMATORIO. Fortalece los capilares sanguíneos por su contenido en Vitamina E y reduce la inflamación celular. Es el gran antioxidante que necesitas para proteger las células de tu piel contra los daños que provocan los radicales libres. Retrasa el envejecimiento y nos ayuda en la formación de nuevos tejidos

 

¿Qué producto contienen este triple escudo?

Sérum Facial HELITER 

Contiene ácido glicólico, colágeno, elastina, alantoína, proteínas, vitaminas A, C y E y antibióticos naturales. Regenera y es muy eficaz a la hora de tratar cicatrices, arrugas, manchas y acné, aportando a la piel suavidad y brillo. Está elaborado de manera natural en España con extracto de baba de caracol al 50%.

Excelente ritual antiarrugas con efecto inmediato. La piel recupera firmeza, elasticidad, suavidad y un brillo instantáneo. Tratamiento de choque dada su elevada concentración de extracto de baba de caracol.