Segura, permanente y sin vello miniaturizado. Así es la depilación que se consigue en IML, si se respetan las 12 reglas del tratamiento perfecto con la más avanzada tecnología.


1. No presentar bronceado reciente.
2. No arrancar el vello antes de la depilación.
3. Elegir el láser adecuado para cada paso.
4. Perseguir un resultado homogéneo, sin parches ni vello por tratar.
5. Procurar un intervalo creciente entre sesiones.
6. Controlar la repoblación prematura antes de 1 mes.
7. Saber que el vello claro es poco sensible al láser.
8. Rasurar el vello cuando empieza a brotar.
9. Utilizar una crema calmante para la discreta inflamación.
10. Aplicar crema anestésica 1 hora antes de la sesión.
11. Rasurar 1 semana antes del primer tratamiento.
12. Esperar 3 ó 4 días para la exposición al sol.