Ponemos todo nuestro empeño en paliar la aparición de arrugas en nuestro rostro, de hidratar y tonificar evitando la flacidez, de reforzar nuestra mirada con masajes drenantes pero seguimos cometiendo un error con demasiada frecuencia: nos olvidamos de cuello y escote. Algo que se puede cambiar combinando un tratamiento en cabina, acorde con las necesidades de la piel en esa zona tan delicada, con unos sencillos consejos que se pueden aplicar en casa.

1. Empezaremos por los cuidados cosméticos. De día se debe emplear un suero que reafirme y combata la flacidez, con movimientos ascendentes, y finalizar, siempre, con la protección solar. Por la noche desde el Centro de Estética Carmen Navarro recomiendan una crema muy nutritiva, reafirmante, que ayude a recuperar la piel de cuello y escote de las agresiones sufridas durante el día. En muchas ocasiones puede ser la misma que se emplee para el rostro y son acertadas si contienen ácido hialurónico, silicio, colágeno, Vitamina C. A partir de los 40, es aconsejable emplear una específica para obtener los mejores resultados.

2. Si se dispone de más tiempo, aplica una mascarilla tensora que ayudará, además, a redensificar la zona. Hay que recordar que estamos tratando una piel más fina y delicada, con un tejido subcutáneo que disminuye con la edad y que, en el caso del escote, soporta también el peso del pecho.

3.Una vez a la semana, o cada quince días si se trata de una piel más delicada, se debe realizar un peeling enzimático que ayude a eliminar impurezas y dar vitalidad. Realizar un exfoliado suave y conseguir deshacer las uniones entre las células muertas pero sin dañar las que están en buen estado.

4. ¿Más? Se deben evitar los cambios de peso y dormir boca abajo  ya que se acentuaran las arrugas en la zona del escote. Si se duerme con un sujetador específico se evitara también su formación.

¿Y EN CABINA?

PARA REAFIRMAR

ENDYMED PRO. El último tratamiento antiaging para acabar con los anillos de Venus que tanto envejecen. Se trata de una tecnología exclusiva de radiofrecuencia fraccionada. A través de microagujas produce columnas de coagulación en el tejido. Permite la renovación en profundidad de la piel del cuello, tensando y rejuveneciendo. Resultados: desde la primera sesión, muy efectivos después de 6. Duración de los efectos: un año, aconsejando mantenimiento cada 6 meses.

¿Qué es Endymed Pro?

Radiofrecuencia de tercera generación que cuenta con la tecnología exclusiva 3D. Eso quiere decir que realiza 3 arcos de radiofrecuencia permitiendo trabajar en 3 profundidades del tejido. Crea un calentamiento muy rápido y alcanza la temperatura en menos tiempo.

Los resultados son más rápidos, generando colágeno y elastina y consiguiendo reafirmar en menos tiempo.

¿Cómo trabaja?

  •     Aporta oxígeno y nutrientes a las células
  •     Drena consiguiendo eliminar líquidos y toxinas
  •     Aumenta el metabolismo eliminando tejido adiposo
  •     Estimula la síntesis de colágeno

¿Qué tiene de especial esta radiofrecuencia?

Se trata de una radiofrecuencia multipolar que trabaja con 6 generadores independientes. Están emparejados de 2 en 2. Crean de esta manera 3 campos magnéticos independientes que se superponen además con los campos vecinos.  Aumentan así la penetración y la potencia de una radiofrecuencia tradicional.

PARA ACABAR CON LAS MANCHAS, VERRUGAS E IMPERFECCIONES

Son lesiones de la piel que acostumbran a afincar en cuello y escote. Para conseguir resultados en poco tiempo, en la mayoría de los casos en una sola sesión, Carmen Navarro recomienda Láser Azul. Se trata del láser más eficaz para eliminar las imperfecciones, siendo absorbido por los componentes que conforman las lesiones de la piel (sangre y melanina). Además ofrece alta potencia y un cabezal que se adapta perfectamente al tamaño de lo que se trata en ese momento. Trata puntos de rubí, acrocordones, queratosis, hiperplasias, nevus, verrugas, pápulas fibrosas… y en la mayoría de las ocasiones, solo necesitamos una sesión. Si estamos tratando léntigos o arañas vasculares muy densas, se requiere una segunda sesión.

¿Cuánto tiempo tarda en desaparecer la lesión?

La lesión desaparece de forma inmediata. Después de tratar la zona queda una costra del mismo tamaño que suele tardar en caerse entre 2 y 4 semanas. La sesión se realiza sin ningún tipo de crema anestésica ya que es totalmente tolerable. Lo que se aprecia es que la zona se caliente ligeramente. La lesión limitada no vuelve a salir nunca más. Normalmente la duración es de entre 10 y 20 minutos. Si se trata de varias zonas o estamos trabajando en arañas vasculares la sesión puede extenderse hasta 30 minutos.