2012 ha cerrado el ejercicio del sector de la Cosmética y la Perfumería sin grandes aspavientos según ha concluído la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa). Los 35.900 empleos directos se han mantenido y la actividad exterior también. No obstante, según la consultora Nielsen, los canales de gran consumo, selectividad y dermofarmacia han cerrado en número rojos, con una caída del menos 3,7%, una tendencia sólo invertida por los cosméticos para el cuidado de las manos y los esmaltes de uñas, éstos últimos con una subida del 9,6 %.

 

La Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) ha presentado los datos del sector para el ejercicio 2012, basados en los informes elaborados por la propia Asociación, realizados sobre estimaciones del conjunto de la industria y soportados por la consultora Nielsen, sobre los sectores de gran consumo, selectivo y farmacia.

Según las cifras barajadas por Stanpa en el ejercicio pasado, el sector ha mantenido sus 35.900 empleos directos y el consumo, durante 2012, ha rozado los 7.000 millones de euros, izándose como el quinto mercado en importancia dentro de la UE que, a su vez, es el mayor mercado mundial de perfumería y cosmética, con un volumen de negocio de unos 71.000 millones de euros. En este dato nacional quedan englobados los seis segmentos en los que tradicionalmente ha sido dividido el mercado de la perfumería y la cosmética:

 

Selectivo

Gran consumo

Dermofarmacia

Peluquería profesional

Estética profesional

Venta directa

 

No obstante, si nos atenemos a las actividades con mayor peso del sector, es decir, los canales de Gran Consumo, Selectivo y Dermofarmacia que representan ellos solos el 75% del sector, el año ha cerrado el ejercicio, según la consultora Nielsen, con una tendencia negativa del -3,7%.

Una cifra determinada por la evolución decreciente experimentada por el consumo durante el último trimestre del año y también por la campaña de Navidad. Por su parte, las cifras relativas al sector cosmético señalan que ha caído también un -7,1%.

La reducción del consumo se ve claramente reflejada, por ejemplo, en la tendencia negativa de las ventas de perfumes y fragancias que ha cerrado el ejercicio con un -8,3%. Estos productos, asociados al canal del lujo de este sector, han determinado un cierre para el canal Selectivo del -8%.

Por su parte, el canal de Gran Consumo sigue la tendencia general del mercado hacia la moderación y las restricciones experimentadas por el propio consumidor, cerrando el ejercicio con un -3%. Mientras, la Dermofarmacia ha confirmado el conjunto de todas estas tendencias, cerrando el ejercicio con una evolución.

Dentro de estos resultados, productos más específicos, dedicados al cuidado de la piel del cuerpo y del rostro, a la coloración capilar y al cuidado del cabello se escapan de la tónica general y mejoran los resultados, cerrando el ejercicio con valores cercanos al -1%.

 

Manos y uñas, puesta en valor

Además, existe otra tendencia más positiva seguida por algunos productos concretos, donde no sólo no ha existido decrecimiento o mantenimiento, sino que las ventas de estos productos se han incrementado con respecto a años anteriores.

Nos referimos a artículos dirigidos al cuidado de las manos, donde se ha producido un crecimiento del 6% y, por supuesto, a los esmaltes de uñas, que han cerrado el ejercicio con un incremento del 9,6%. Por lo tanto, la venta de ambos productos lejos de decrecer, ha visto incrementado su negocio dentro de sus correspondientes segmentos.

Todos estos datos fueron aportados durante una rueda de prensa en la que Estaban Rodés, Presidente de Stanpa, ha hecho hincapié en “la gran diversidad de la oferta que permite al consumidor, incluso en época de crisis, posicionarse, elegir, buscar alternativas y no dejar de utilizar productos que forman parte de su vida cotidiana y que tanto aportan a la mejora de la calidad de vida y a nuestro estilo de vida”. Esteban Rodés señalaba, a su vez, el posicionamiento claro de Stanpa: “desde lo más emocional hasta lo más funcional, estamos al lado de las personas que cada día utilizan, al menos, de 6 a 8 productos de nuestra industria (gel, champú, pasta de dientes, jabón, desodorante, crema hidratante, maquillaje, aftershaves y una fragancia)”.

 

Sector de mujeres

Por otro lado, cabe destacar el mantenimiento, según los datos del propio Ministerio de Trabajo, de los 35.900 empleos directos del sector, lo que supone un 0,2% del empleo total nacional.

En este sector existen, junto a las grandes multinacionales, cuantiosas empresas locales, en su mayoría PYME’s, en lo que constituye un segmento que en conjunto aporta el 0,55% del PIB y donde una de sus bazas más notables es el elevado número de mujeres que trabajan en él.

La dimensión industrial y comercial del mercado de la Perfumería y la Cosmética en España es bastante relevante. Entre empresas fabricantes y distribuidoras mayoristas hay en torno a 450 empresas operando de manera estable para el sector en nuestro país. Y el 84% de ellas son PYME’s, existiendo una gran variedad de especialidades y tipologías, en función del tipo de producto que comercializan y del canal por el que distribuyen sus productos. Para su ubicación, la mayoría elige Cataluña, Madrid y Levante. Junto a ello, sobresale la atomización del mercado, muy elevada.

A esto hay que añadir todo el negocio y el empleo indirecto que el sector produce, que se calcula en más de 150.000 personas, con más de 15.000 puntos de venta en perfumerías especializadas, 22.000 oficinas de farmacia y parafarmacia, 48.000 salones de peluquería y 22.000 salones de estética, Spas o centros de belleza y bienestar.

Además, es remarcable que cerca del 50% de la facturación procede de productos de alto valor añadido, como son el cuidado de la piel con un peso del 26% y los perfumes y fragancias con un 22%.

 

Auge en las exportaciones

La cifra de exportaciones del sector pasa de los 2.400 millones de euros, lo que supone el 1,2% del total de exportación nacional y el 16,3% de la exportación en moda y belleza. Es, por tanto, uno de los escasos sectores que presenta una balanza comercial positiva y que no ha parado de crecer a lo largo de la última década.

Por último, cabe mencionar que, un año más, la exportación del sector vuelve a crecer y, sin datos definitivos, se espera que supere el 3%.

Con todo, no podemos olvidar que en este período que nos atañe, afortunadamente las empresas de la industria de la Perfumería y Cosmética han sido capaces de sostener el empleo y, en la actualidad, continúan luchando por mantener la conexión con el consumidor.