La adicción a la principal sustancia del tabaco, la nicotina, puede ser una de las causas que provocan la aparición de las varices o venas varicosas. Por tanto es algo a tener en cuenta cuando nos planteamos dejar de fumar, el bienestar de las varices.


thong-vo-12978-unsplash

El pasado 31 de mayo fue el Día Mundial contra el tabaquismo y por ello la OPS/OMS y sus socios celebran este acontecimiento con el fin de poner en valor los riesgos para la salud que conlleva el consumo del tabaco, así como abogar por políticas eficaces para tratar de reducir su consumo. ¿Sabes cómo afecta esta adicción a las varices?

  • La nicotina disminuye la deformabilidad de los hematíes. ¿Qué es eso? Resulta que la nicotina hace que los hematíes, más conocidos como globulos rojos, pierdan su elasticidad. Esto conlleva a que no se deformen con facilidad y por tanto no dejan que la sangre pase por los vasos sanguíneos más finos (y de hacerlo lo hará muy lentamente). Además puede obstruir el paso de otros componentes de la sangre.
  • La nicotina aumenta la viscosidad de la sangre, algo que es comúnmente conocido como un potenciador del riesgo padecer trombosis.
  • La nicotina produce una vasoconstricción, un estrechamiento de los vasos pequeños y los capilares, lo que hace que llegue menos sangre a las partes más alejadas del corazón: piernas sobre todo.