Después de los excesos navideños, toca volver a la normalidad y en muchos casos puede que hacer un periodo de dieta. Siendo sinceros, se suelen subir unos kilitos y pasadas las fechas de rigor toca bajarlos otra vez.

¿Cómo hacemos eso? Seguramente en algunos casos bastará con hacer algo de deporte y vigilar un poco lo que nos llevamos a la boca. Pero, como no todos los cuerpos son iguales, vamos a proponer la dieta de las 1.500 calorías. ¿Por qué esta dieta? Porque no priva al cuerpo de ningún nutriente y en principio no supone ningún peligro al organismo.

Antes de nada, siempre que se vaya a cambiar los hábitos de alimentación con el fin de perder peso, recomendamos ir a nuestro médico de confianza para seguir sus consejos y que pueda valorar lo que necesitamos en cada momento.

¿Qué es la dieta de las 1.500 calorías?

Es una dieta hipocalórica pero no es muy restrictiva. No aparta ningún tipo de alimento de la dieta diaria de forma drástica, lo que la convierte en una dieta sana y equilibrada. Es completa, y podemos elaborar menús muy variados para no aburrirnos demasiado rápido.

Cabe decir que al ser una dieta hipocalórica no es una dieta a seguir por un largo periodo de tiempo. Se ingieren menos calorías de las recomendadas diariamente, por lo que la adaptaremos a nuestro día a día en corto periodo de tiempo, solo para cumplir el objetivo que nos  marquemos. Siempre dentro de unos parámetros lógicos.

Como hemos comentado, no es una dieta que aparte ningún alimento estrictamente, pero sí que tiene preferencia por las proteínas. Casi como en todas las dietas de adelgazamiento, las grasas y los hidratos de carbono los tendremos que tener bien controlados.

A continuación podemos ver unas cuantas indicaciones que debemos seguir si queremos que la dieta de efecto. Podríamos llamarlos los pilares de esta dieta:

  • Tenemos que obligarnos a hacer 5 comidas diarias. Esto nos ayudará a mantener el apetito a raya y a evitar que piquemos entre horas.
  • La comida con más calorías del día será el desayuno. A medida que avance el día iremos reduciendo estas calorías hasta llegar a una cena ligera.
  • Tenemos que procurar comer lo más limpio posible. Por ello, tenemos que evitar fritos, rebozados, salsas, enharinados… para no meter al cuerpo grasas innecesarias.
  • La proteína tanto animal como vegetal, frutas, verduras y hortalizas serán el pilar de nuestra alimentación. La carne que más comeremos será la blanca y magra, pudiendo incluir carne roja de vez en cuando. El pescado lo comeremos blanco también, pero podemos incluir un par de veces por semana el azul. Este tiene más contenido graso, aunque son grasas saludables.
  • La sal en menos cantidades. Así evitaremos retener líquidos.
  • Los azúcares simples fuera de nuestra dieta. Deberemos eliminar todos los productos que contengan azúcares añadidos, como pueden ser los refrescos, licores y gominolas.
  • Beber mucha agua. Tenemos que beber al menos 2 litros de agua diarios. Pudiendo sustituirlos también por tés e infusiones.

Más o menos nos podemos hacer una idea de las comidas que tenemos que hacer. Aquí os dejamos un ejemplo de día para que podáis haceros una idea de las combinaciones que tenéis que hacer.

Desayuno: Un café o té con leche semi, un zumo natural de naranja, media rebanada de pan con queso fresco y dos lonchas de pavo.

Media mañana: Un yogur desnatado o un par de piezas de fruta. (Ciruelas, manzana, pera…)

Comida: Arroz con verduras y una buena ensalada.

Merienda: Una pieza de fruta con mucho contenido de agua.

Cena: Pescado al horno o a la plancha con un verduras y una patata. Si se hace al horno se cocinan las verduras y las patatas con ello, si no aparte al vapor, cocidas o asadas.

Nosotros hemos mencionado esta dieta pero por supuesto que existen muchas más. En Estados Unidos anualmente dietistas, nutricionistas y expertos en alimentación listan las mejores dietas a seguir.

Solo nos queda decir que si seguís algún tipo de dieta, lo hagáis con cuidado y os dejéis asesorar por especialistas. Todo este tipo de cosas hay que hacerlas con cierto control y seguridad. No os olvidéis de daros un caprichito de vez en cuando y ¡que aproveche!