Despedirse de forma permanente del vello corporal puede ser en 2013 un deseo cumplido gracias a los tratamientos de fotodepilación Clínica doctor Mira.

Indolora, efectiva y cómoda, su excelente relación calidad-precio la convierte en un regalo perfecto para estas fiestas.

La fotodepilación es la tecnología que utiliza la luz para eliminar el vello. El método es aplicado básicamente con dos tecnologías: la luz pulsada intensa (IPL o Intense Pulsed Light) y el láser

El método de luz pulsada tiene como principio disparos de luz a intervalos desde una lámpara de xenon. Esta luz es emitida muy cerca de la piel, a una distancia de entre 1 y 5 mm, y la absorbe la melanina de la piel y del vello, sobre todo este último, ya que por lo general es más oscuro. Así esta luz es convertida en calor llegando a la base del pelo y calentando su raíz hasta 70°C, con lo que se destruye progresivamente esta raíz y con ello el nacimiento del mismo.

En cuanto al láser hay varias clases, que se diferencian esencialmente en la longitud de onda y se adaptan a diferentes tipo de pelo, lo que influye directamente en el resultado final

¿Cómo influye el tipo de piel a la hora de planificar una fotodepilación?

La medicina no es una ciencia exacta y la reacción de cada paciente a un mismo tratamiento es siempre diferente, pero en ningún caso debe plantearse una fotodepilación como un tratamiento corto, ya que la destrucción de la raíz del vello es progresiva y no inmediata y su efectividad depende del tipo de piel.

Según su sensibilidad a la energía actínica, encontramos los siguientes tipos de piel (clasificación de Fitzpatrick):

Tipo I Siempre se quema, nunca se broncea.

Tipo II Siempre se quema, algunas veces se broncea.

Tipo III Se quema algunas veces, siempre se broncea.

Tipo IV Nunca se quema, siempre se broncea.

Tipo V Moderadamente pigmentada.

Tipo VI Piel negra.

Hay que tener en cuenta que la energía emitida por el aparato también se absorbe por la melanina que tiene la piel, por lo que si la piel es muy oscura puede dejar muy poca energía para debilitar el pelo. Por lo tanto, cuanto más clara sea la piel y más oscuro el vello, mejor resultado obtendremos.

¿A qué tipo de pieles no se les recomienda hacerse la fotodepilación? ¿Por qué?

En el caso de vello rubio o pelirrojo la eliminación es más lenta y requiere de múltiples tratamientos, a causa de la baja concentración de melanina del vello.

El vello gris (o blanco) no tiene melanina y por tanto no puede ser tratado de forma eficaz.

¿Cuándo optar por láser y cuándo por IPL?

El láser es aparentemente el tratamiento más efectivo en pieles claras con vellos oscuros, pero también el de mayor precio. En fotodepilación se trabaja con los siguientes tipos de láseres:

  • Láser rubí, con una longitud de onda de 695 nm: especialmente indicado para pieles claras y vello negro.

  • Láser diodo, con una longitud de onda de 810 nm: se emplea para pieles oscuras y vello oscuro.

  • Láser alejandrita, con una longitud de onda de 755 nm: se usa en vello oscuro y con un tono de piel medio.

  • Láser neodimio-yag, con una longitud de onda de 1064 nm: se puede usar en todo tipo de piel, pero con menor eficacia.

El IPL es un tratamiento más lento y económico. Por lo general necesita de más sesiones, pero tiene la ventaja de que trata más tipos de piel, gracias a su longitud de onda variable. Debemos tener en cuenta que el vello no es el mismo cuando se inician las sesiones que después de realizadas varias, pues el grosor del pelo también influye en la efectividad del tratamiento. Por esta razón un aparato más versátil, que trata más tipologías, siempre será mas útil incluso en una sola paciente.

En ambos casos los efectos secundarios son mínimos, podemos reducirlos a eritema o enrojecimiento de la piel que desaparece en las horas inmediatas posteriores al tratamiento.

Lo que sí deben tenerse en cuenta son las contraindicaciones: patologías como epilepsia, herpes simple, fiebre, infecciones, diabetes mellitus, tumores, queloides, ingesta de fármacos o aplicación de cosmética fotosensibles están entre ellas. Tampoco se recomienda en caso de embarazo o lactancia. El control de un médico es por esta razón siempre recomendable.

¿Cuándo se tendría que empezar una fotodepilación y qué periodicidad es la adecuada?

Hasta que no se completa el desarrollo hormonal puede aparecer vello, por lo que no es aconsejable la fotodepilación mientras el paciente no haya alcanzado su madurez.

La frecuencia de las sesiones de fotodepilación depende de muchos factores: edad, sexo, zona del cuerpo, equipo utilizado… Cada persona requerirá una periodicidad diferente que irá aumentando con el tiempo. Se comienza con una primera sesión tras la cual se cita al paciente al mes aproximadamente. En función del resultado se adecua el calendario de sesiones de forma personalizada.

No se debe hacer más de una sesión por semana porque el pelo tiene un ciclo de crecimiento que se debe cumplir. Para que la fotodepilación sea efectiva el pelo debe estar en fase anágena, es decir, en fase de crecimiento y en contacto con el capilar que lo nutre, para que, al alcanzarle la luz, éste se destruya, privando de nutrición al pelo y ocasionando con ello su caída.

Cuidados a seguir tras una fotodepilación

En caso de excesiva sensibilidad se puede aplicar una solución anestésica tópica antes del tratamiento y algún tipo de loción calmante tipo aloe vera después.