Estrella de las estrellas, virtuoso del masaje y podólogo de profesión, Bastien Gonzalez, posee la llave que abre el cofre del auténtico bienestar. Un bienestar transmitido a todo el cuerpo desde los pies, su verdadera especialidad, y con los que su fama ha traspasado fronteras y se ha colado en la agenda de actrices y modelos a cuyas citas, acuden de manera ineludible lo más selecto de las pantallas y pasarelas internacionales.

Nacido francés pero con antecedentes españoles, Bastien Gonzalez, ha ido, poquito a poco, escribiendo su nombre con letras de oro en la agenda de modelos y actrices. No hay agenda que se le resista ni pies que le oculten sus secretos.

Por sus manos ha pasado la flor y nata, lo más selecto y, por supuesto, también anónimos personajes dispuestos a probar sus pericias en pies y manos. Un joven que aprendió su trabajo en París y adquirió fama en Cannes, en donde el festival de cine le ha servido para llenar su    agenda de citas con las más deseadas actrices y actores de la gran pantalla.

Sus trucos, no quiere confesarlos del todo, pero tienen mucho que ver con un masaje bien hecho y con el brillo conseguido en las uñas aprendido de su abuela. Gonzalez sabe de sobra que la pedicura, su verdadera especialidad, es algo así como una cura tras una enfermedad, una pócima mágica para renovarse de la que es piedra angular el masaje.

“El virtuoso de los pies”, apodo por el que comienza a ser conocido en medio mundo, ha creado innovadoras recetas cuyos protocolos dan respuesta a las necesidades particulares de cada individuo, uniendo en ellos tratamiento, belleza y bienestar.

A la técnica de la gamuza aprendida de niño junto a las faldas de su abuela, une su espectacular masaje que relaja desde los dedos de los pies a las rodillas, un masaje muy intenso que hace desaparecer cualquier molestia o contracción.

Un protocolo fuera de lo común que no concluye cuando salimos por la puerta del centro, porque Bastien Gonzalez recomienda, para tener siempre los pies como los de un bebé, masajear las almohadillas situadas bajos los dedos, bajo los talones y bajo los huesos metatarsianos, y hacerlo todos los días durante unos segundos para conseguir engrosar la planta blanda de los mismos. ¿Cómo? Pues dedicándoles cada noche sólo un pequeño espacio de tiempo tras la aplicación de un bálsamo. De ese modo, esta zona tan importante recuperará el volumen perdido y su flexibilidad.

Este gurú del bienestar tampoco olvida que a las mujeres le vuelven locas los tacones y, aunque recomienda utilizar zapatos que se adapten a los pies, si tú o tus clientas sois incondicionales a los tacones de vértigo, el masaje diario, además de resultar un verdadero placer, se convertirá en un protocolo adictivo.

Y, según él mismo ha confesado, la cita con el especialista se realizará más por puro placer que por verdadera necesidad, porque tras el paso por sus manos dicha cita ya no será necesaria nunca más.

Gonzalez que, como tantas veces ocurre, descubrió la podología por casualidad, no es partidario, sin embargo, del empleo continuo de laca sobre las uñas. Él prefiere dejarla respirar y, de paso, que destaque con luz propia el brillo conseguido con su método de la gamuza de la abuela.

Quizá por eso aconseja utilizar el esmalte como si de un maquillaje de rostro estuviésemos hablando, evitando su empleo todos los días de la semana, ése uso que en muchas ocasiones sirve para ocultar imperfecciones. Su propuesta pasa por un “ten con ten”, mantener las uñas pintadas tres días y dejarlas sin esmalte otros dos.

Si a todo esto se le añade en una coctelera una pizca de la filosofía que impregna todo su trabajo: tratamiento, belleza y bienestar, habremos completado las claves de su cóctel de éxito que convierte en oro todo lo que toca.

Pero, ¿podemos descubrir aún más cosas sobre la manicura y pedicura de las estrellas? Hablamos con Bastien Gonzalez.

Expertos en Estética: Iba para deportista y una lesión le descubrió el mundo de la pedicura. ¿Cómo consiguió hacerse especialista y llegar a ganarse el apodo de “virtuoso de los pies”?

Bastien Gonzalez: Tuve un accidente esquiando y me pasé seis meses en fisioterapia, entonces conocí a un podólogo y, desde ese momento, supe que ésta era mi vocación. Después de tres años estudiando podología, comencé a trabajar en París en 1997, en la Plaza de los Vosgos y luego mi trabajo se ha fragmentado entre París, Londres y Nueva York. Mi oficina se ha convertido en mi maleta y mis herramientas.

E.E.: ¿Cuándo nace Pedi:Mani:Cure Studio?

B.G.: Quería realizar algo más que una pedicura, conseguir algo único, así que creé la “Pedicura de Bastien” que es un tratamiento global  donde se combina salud, belleza y          bienestar. El primer Pedi:Mani:Cure Studio abrió sus puertas en 2001, en Isla Mauricio, en One & Only Resort.

E.E.: Ha creado una línea de productos y ha ideado sus propios tratamientos profesionales. ¿Hasta qué punto son necesarios buenos productos para conseguir resultados extraordinarios?

B.G.: Deseaba crear productos de buena calidad, en sintonía con mi propia filosofía: tratamiento, belleza y bienestar para las uñas de manos y pies. Por eso, los productos son lo más naturales posible, con aceites esenciales, antioxidantes, minerales y un magnífico olor. Porque si tu crema de pies o de manos tiene buen olor, una rica textura y es eficiente, la emplearás todos los días. Además, he creado una gama de pintura de uñas, sin formaldehído ni tolueno.

E.E.: Emplea una técnica basada en un método aprendido de su abuela para dar brillo a la uña. ¿Nos podría decir en qué consiste?

B.G.: Era el secreto de mi abuela para dar brillo de forma natural. La recuerdo, dando brillo a sus uñas con este extraño y bonito objeto y yo, lo único que he hecho, ha sido actualizar su técnica. Aún conservo su gamuza, rota, pero es un tesoro para mí. Utilizo una gamuza de piel y he creado una crema para abrillantar llamada Madre perla. La acción de los pigmentos de la crema combinados con la gamuza de piel hace que el brillo se mantenga semanas. Por otra parte, el masaje de las uñas incrementa la circulación y estimula la queratina. La crema produce una ligera exfoliación de la superficie de la uña que se torna más fuerte y consigue brillo natural.

E.E.: ¿Entiende la pedicura como una cura?

B.G.: La palabra pedicura significa, literalmente, curar los pies; pedi, en latín, significa pies. Una pedicura no es sólo limar las uñas y añadirles color, ¡no! Es necesario considerar los pies en su totalidad: el cuidado de las uñas, de la piel y, por supuesto, un masaje realmente relajante. En el pie hay 26 huesos (así que nuestros dos pies poseen ellos solos un cuarto de todos los huesos de nuestro cuerpo), 16 articulaciones y alrededor de 100 ligamentos. Y nosotros tenemos que movilizar esta máquina. Los pies son los pilares del cuerpo, los encargados de mantenerlo derecho.

E.E.: Y en ella lo más importante es el masaje, ¿alguna clave que diferencie a sus masajes?

B.G.: El masaje está focalizado en la flexibilidad muscular, en la circulación sanguínea, en la elasticidad de la piel y en aportar movilidad a la articulación y volumen a las almohadillas de la planta del pie. Podría hablar de este masaje durante horas, pero lo mejor para entenderlo es ¡probarlo!

E.E.: Usted señala que con un masaje diario se recupera el volumen que perdemos en la zona que amortigua el impacto del pie al andar. ¿Cómo es posible?

B.G.: Una importante parte del masaje es precisamente darle volumen a las almohadillas de la planta del pie. Al igual que los gatos, tenemos pequeñas almohadillas, bajo los dedos, bajo los huesos metatarsianos y bajo los talones. Y hay que centrar el masaje en esta parte. Además, en especial para las mujeres que aman los taconazos, no hay que olvidar estirar los dedos y el tendón de Aquiles. Antes de irse a la cama, con un masaje de veinte segundos, notarás la diferencia. Como yo siempre digo: es mejor un masaje de veinte segundos diario que uno de treinta minutos una vez al mes. Un truco es coger una pelota de tenis y hacer que tus pies rueden sobre ella.

E.E.: ¿Los secretos para una pedicura perfecta son…?

B.G.: Lima las uñas con una lima de fibra de cristal, evita romperlas y retira con suavidad la piel seca que las rodea con un torno de polvo de diamante. Nunca elimines la cutícula, podría causar inflamación y dañaría la matriz de la uña. Las cutículas son una protección, sólo elimina su exceso. Después, da brillo con la gamuza de piel y la crema de Madre perlas. El último toque es añadir una gota de ungüento para hidratar uñas y cutículas.

E.E.: ¿Y para una manicura?

B.G.: Para los pies, el cuidado de la piel consiste en eliminar cualquier signo de rigidez (callos, durezas, etc.) con un bisturí. La clienta no sentirá nada, es piel muerta. Un punto muy importante, distintivo de la pedicura y manicura tradicional, es que yo siempre trabajo con piel seca. Necesito sentir la piel seca y la piel dura para eliminarla. Así es mucho más preciso. Si está húmeda, se podría eliminar demasiado, al no sentir lo que estás haciendo. Y acabar con un masaje con el bálsamo para pies sensibles, pero como ya te he dicho: ¡tienes que probarlo para comprenderlo! Para finalizar, los polvos de talco protegerán la piel y harán que parezca sana y sedosa. Puedes, incluso, espolvorearlos directamente en el interior de los zapatos.

E.E.: Bastien Gonzalez sueña con…

B.G.: Una escuela, me gustaría crear una escuela. ¡Este es mi máximo sueño! Ser capaz de transmitir mis conocimientos al mayor número de personas, personas que deseen aprender a realizar una pedicura de verdad.

E.E.: Es  usted el pedicuro de las celebrities… ¿Es fácil trabajar con ellas?

B.G.: Una celebrity es también humana. Como todo el mundo, algunos pueden ser difíciles, otros, muy agradables, pero, por regla general, soy muy feliz al conocer a gente interesante e increíble todos los días, ya sea famosa o anónima.

E.E.: Y, por último, ¿cuál es su preferida?

B.G.: Naomi Campbell, es mi celebrity preferida, ella siempre me ha apoyado mucho y yo cuido de sus pies.