Nuestras rutinas de belleza están influenciadas por ciertas creencias que no siempre resultan ser verdaderas. A todos nos han contado leyendas urbanas como que comer chocolate provoca acné o que afeitarse hace que el pelo crezca más fuerte. Internet está plagado de fake news y Germaine de Capuccini Goya, uno de los centros de estética más exclusivos del barrio de Salamanca, desmonta los mitos beauty más famosos.


1. Si arrancas una cana, ¡salen 7 más! Una cana sale en un solo folículo por lo que si la quitas saldrá un solo cabello. Cuando aparece la primera cana, lo normal es que con el paso del tiempo aparezcan más, dando la impresión de que se están multiplicando.

2. Cuanto más te cortas el pelo, más rápido crece (o cortarlo un día de luna llena). El pelo crece de la raíz por lo que no tiene sentido que vaya a crecer más rápido si se corta por la punta. Para estimular el crecimiento, el foco de interés debe ser el cuero cabelludo; masajeándolo, se activa la micro circulación sanguínea y la aportación de nutrientes.

4. El agua caliente es enemigo del cabello. Lo ideal sería lavarlo con agua caliente para arrastrar la grasa y los residuos y utilizar agua fría en el último aclarado para cerrar la cutícula del pelo.

5. Afeitarse hace que el pelo crezca más fuerte. No hay ninguna evidencia que indique el pelo crezca más grueso tras un afeitado; es solo un efecto óptico.

6. El efecto de los dentífricos blanqueadores. No contienen la cantidad necesaria para que se cumpla esta función y, además, actúan con un sistema abrasivo para el esmalte dental.

6. Mantener las piernas cruzadas favorece la aparición de varices. Las varices aparecen por un factor hereditario, un estilo de vida sedentario o un cambio hormonal, pero no directamente por sentarse con las piernas cruzadas.

7. La piel grasa no necesita hidratación. Los cutis grasos necesitan la misma hidratación que una piel mixta o seca, diferente de día y de noche y adaptada a sus necesidades.

8. El acné y la adolescencia. El acné no se relaciona con la edad sino con las hormonas y tampoco está vinculado a la dieta (ni al chocolate).

9. El furor por la cosmética coreana. Las coreanas tienen un cutis totalmente diferente al de los europeos, que es más grueso y bronceado. Por lo que su cosmética no es tan infalible para nuestro rostro.