La piel del contorno de ojos es 5 veces más fina que la del resto del rostro y su película hidrolipídica es deficiente. De ahí que sea tan susceptible a la aparición prematura de líneas de expresión, arrugas, ojeras o bolsas, signos de la edad y el cansancio que apagan la mirada y le confieren un aspecto triste.

¿La buena noticia? La zona responde a los cuidados, tanto de las fórmulas específicas, con tecnología ideada para cuidar una zona que realmente tiene necesidades específicas, como a otras estrategias que refuerzan la inversión en cosmética periocular. Y ninguna exige inyectables o sofocar la risa…

  1. Por su orden.
    Una vez limpio el rostro, y tras la aplicación del tónico, va el contorno de ojos. Antes que el serum, la crema hidratante o cualquier otro producto de tu rutina de cuidado facial para favorecer la absorción de los principios activos.

2. A toquecitos, por favor.
No estás forcejeando con la celulitis, sino con las ojeras. ¡Nada de pellizcar o extender bruscamente! El contorno se aplica a ‘tecleteos’ ligeros con el dedo anular (el que menos fuerza tiene) en el hueso que se encuentra debajo de la ojera y en el que se localiza debajo de la ceja.

 

3. Gafas de sol: el accesorio necesario.
Ejercen como parapeto ante la radiación UV gracias a los filtros solares que incorporan e impiden que guiñes los ojos, lo que te ayuda a descansar la delicada región periocular día, tras día, tras día. Aliadas perfectas con interesantes efectos ‘secundarios’ de moda: si además te hicieran la declaración de la renta no te darían más juego.

4. Con la cabeza muy alta.
Si lo tuyo es un problema de bolsas, duerme con la cabeza alta en relación al resto del cuerpo para disminuir la retención de líquidos y que las bolsas presenten un aspecto menos hinchado. Además, a lo largo del día puedes ir haciéndote masajes
drenantes de dentro hacia las sienes para favorecer la expulsión de toxinas y líquidos.

5. Canción de hielo y fuego.
En esos días de cansancio extremo que hasta te cuesta abrir los ojos, humedece unos algodones desmaquillantes en agua o loción hidratante, mételos en el congelador durante unos minutos y póntelos sobre los ojos. Aguanta con ellos todo lo que puedas mientras la vasoconstricción te va deshinchando el párpado y, a continuación, quítatelos y remata el efecto ‘tecleando’ el área como cuando te aplicas el contorno.


Triple-Action Advanced Eye Cream de ZELENS: crema contorno de ojos de última generación. Con una una mezcla de potentes ingredientes (péptidos, antioxidantes y extractos de plantas) sobre una exclusiva base de Ácido Hialurónico enriquecido con Colágeno Marino. Tensa la piel al instante, disminuye la apariencia de las líneas finas y de las arrugas, minimiza la hinchazón de las bolsas y reduce las ojeras. Sin aceites minerales ni parabenos. Testada dermatológicamente

-Anti-Age Eye Cream de MUTI: crema contorno de ojos ligera y muy efectiva, desarrollada para responder a las necesidades de la delicada piel que enmarca la mirada. Gracias a su textura en gel, refresca la zona y ayuda a reducir las bolsas.
El Ácido Hialurónico de la fórmula provee una hidratación adicional. La Urea restablece el nivel de hidratación acumulado en las capas de barrera de la piel. El Aceite de Aguacate e ingredientes activos derivados del Plancton reparan la piel en profundidad. Las líneas finas se minimizan inmediatamente.