La tecnología avanza cada vez más rápido y aún más en el campo de la Estética y el Anti-ageing. Además, los expertos investigan hacia una misma dirección: personalizar los tratamientos al máximo y utilizar sustancias que vengan del propio cuerpo del paciente, como ya hemos visto estos últimos años con el Plasma Rico en Plaquetas (PRP). Según los expertos de Aloft Health Boutique, la health & beauty boutique de Barcelona, estas son las 4 tendencias que más avanzarán en este 2020.


Adaptar el estilo de vida según el microbioma

En nuestro cuerpo existen millones de microbios, conocidos como la microbiota humana. Estos microbios ayudan a la digestión, producen nutrientes y liberan sustancias que tienen efectos de gran alcance sobre nuestra salud.

Lo que comemos puede afectar sobre nuestra microbiota de manera directa y activar o desactivar ciertos genes individuales. Con hábitos alimenticios particulares, suplementos nutricionales y otras mejoras en el estilo de vida, basados en la composición de microbioma y predisposición genética, podemos compensar los defectos genéticos que causan las enfermedades y la edad para así mejorar el bienestar.

Gracias a las pruebas genéticas más punteras, como las de patobioma que se pueden realizar en Aloft Health Boutique, podemos conocer el tipo de microbioma de cada persona. De esta forma se pueden prevenir una gran variedad de disfunciones y enfermedades, desde depresión e infertilidad, hasta enfermedades neurodegenerativas, cardiovasculares o cáncer.

Calcular la esperanza de vida analizando los telómeros

En estos últimos años se ha demostrado que, conociendo la longitud de los telómeros (pequeñas estructuras situadas en los extremos de los cromosomas), podemos predecir la esperanza de vida de una persona. Los telómeros ayudan a proteger el material genético dentro del ADN, pero a medida que pasan los años se van empequeñeciendo, de manera que cuanto más cortas son estas estructuras, más corta es también la esperanza de vida.

Actualmente, existen ciertas terapias para prevenir el acortamiento de los telómeros mediante la activación de la enzima telomerasa. Se trata de terapias que por primera vez han demostrado que es posible extender la vida sin usar tecnologías de modificación genética. En Aloft Health Boutique, es posible realizar un test genético para conocer el estado de los telómeros y recibir un tratamiento personalizado para aumentar la producción de la enzima telomerasa basada en el propio ADN. 
 

PRP más allá de las arrugas

Los tratamientos de Plasma Rico en Plaquetas (PRP) han revolucionado el sector de la Estética. Esta terapia consiste en extraer la sangre del paciente y centrifugarla para obtener las plaquetas y glóbulos blancos para inyectarlos después en áreas que necesitan curación. Así se consigue mejorar y acelerar el proceso de curación biológica del cuerpo de manera natural sin ningún tipo de medicamento.

Este tratamiento se ha dado a conocer alrededor del mundo ya que muchas celebrities lo han usado para tratar arrugas e imperfecciones de la piel, pero ahora el PRP se está expandiendo hacia otras áreas de aplicación, como son las lesiones musculares. Con la terapia de PRP se pueden tratar dolores de espalda, afecciones en tendones y músculos o esguinces. Además, se ha demostrado que ayuda a tratar la pérdida de pelo, así como la disfunción sexual, tanto para hombres como para mujeres.

  ¿Será el cartílago inyectable la revolución de la cirugía plástica?

Aunque pueda parecer extraño, la inyección de cartílago es una de las áreas sobre las que más se está investigando ya que podría revolucionar la cirugía plástica. Se trata de hacer crecer el cartílago de las células de un paciente para poder llenar moldes de impresión 3D biodegradables y que después el cartílago resultante se inyecte directamente en el cuerpo humano.

Esta tecnología es un tratamiento mínimamente invasivo ya que es similar al crecimiento natural. También es una manera de evitar los posibles efectos secundarios que pueden derivarse de la inyección de sustancias que no provengan del propio cuerpo del paciente. Ahora se encuentra en aplicaciones clínicas y se espera que se aplique pronto en cirugías y reconstrucción de órganos.