Los milagros tampoco existen en el mundo del fitness, pero con esfuerzo y constancia puedes ponerte en forma después de las vacaciones de verano y mantenerlo como estilo de vida. Fisioserv, el último concepto en Fisioterapia, nos da las claves: nada como unos ejercicios exprés que te tonifiquen en tiempo récord, una dieta basada en proteínas y vegetales frescos para asegurar la firmeza y potenciar tu energía y por supuesto, otros trucos que te ayudarán a conseguir tu objetivo.

 1. Es topicazo, sí, pero bebe agua. Deja que el mojito te espere en la tumbona de la playa. El agua tiene cero calorías y carbohidratos y poco, o nada, de sodio. Ayuda contra la retención de líquidos y reinicia el metabolismo. Puedes añadir jugo de limón o menta. Olvida las bebidas light, disparan las ganas de consumir azúcar.

2. Reduce, sustancialmente, la ingesta de carbohidratos simples. El plan blanco o la pasta pueden producir  hinchazón en el vientre. Sustituye estos alimentos por productos integrales, tienen fibra y mejorarán tu digestión.

3. Un alimento clave: el huevo. Bajísimo en grasa y alto en proteína que te dará sensación de saciedad y te ayudará a evitar los aperitivos y picoteos entre comidas.

4. Condimenta tus comidas con especias. Es un truco utilizado por muchas celebrities. Huye de la sal y pon sabor a tus platos con especias como el curry, al ser picante incrementa el calor del cuerpo y hace que quememos más calorías.

5. Con moderación pero, bebe café: aumenta tu tasa metabólica y conduce al cuerpo a utilizar más grasa almacenada para generar energía. Con una o dos tazas al día es suficiente, procura tomarlo solo y sin azúcar.

6. ¡Dale al cardio! Quemarás más calorías si escoges una rutina de cardio que involucre múltiples músculos simultáneamente. Spinning o cardio kickboxing, además de tendencia, son dos clases perfectas para obtener el objetivo deseado. Fíjate como reto, realizar mínimo 150 minutos de ejercicio cardiovascular por semana.

7. Tonifica con: planchas, sentadillas o los revolucionarios abdominales hipopresivos que, entre otros muchos beneficios, reducen cintura, fortalecen el suelo pélvico, previenen hernias abdominales y vaginales y mejoran la condición física y la postura.

8. Adiós al sedentarismo. Trata de aumentar tus niveles de actividad durante todo el día. Muévete más o cambios pequeños hábitos rutinarios como en lugar de en coche, haz los recados diarios a pie o camina mientras hablas por teléfono.

9. Mens sana in corpore sano. Descansa y procura que tu sueño sea de calidad. Procura mantener una rutina fija todos los días, acuéstate a la misma hora y calcula unas siete u ocho horas de descanso. Apaga los dispositivos electrónicos y utiliza trucos como el aroma de lavanda con propiedades contra el insomnio.

10. Vitamina D. La obtienes con el sol y ayuda a quemar grasa. ¡Importantísimo! No exponerse al sol sin protección solar que te ayude a conseguir un bronceado natural y sano.