El secreto de una piel sana: la constancia

Para mantener la piel del rostro sana, no basta con aplicarse crema hidratante cuando sintamos que la piel está seca. Y tampoco es suficiente con someterse a tratamientos faciales cuando ya vemos que no hay solución. Marta García explica las 10 reglas a seguir en nuestra rutina de cuidado de la piel del rostro para conseguir una piel sana, joven y radiante.

Captura

1. Sé constante

De nada sirve cuidar nuestra piel únicamente cuando vemos que su aspecto no es bueno. En el cuidado de la piel, la prevención es clave y la constancia aún más.

2. Conoce qué tipo de piel tienes

No todas las pieles son iguales y por ello existen tantos tipos de productos para su cuidado. Es esencial conocer nuestra piel para escoger a nuestros aliados perfectos.

3. Límpiate la cara 2 veces al día

Limpiar la piel del rostro es esencial para que todos los otros cuidados den sus frutos. Como mínimo, lávate la cara dos veces al día: uno por la mañana para eliminar las toxinas que se desprenden al dormir y otro por la noche para potenciar la función reparadora del sueño.

4. Escoge tu crema hidratante con ayuda de un especialista

La crema hidratante es un must. La dermis está compuesta por un 70% de agua y la epidermis por un 15%. La hidratación es esencial y, por ello, déjate aconsejar por un especialista a la hora de hacer tu elección.

5. Aplícate crema hidratante 2 veces al día

Es común pensar que la crema hidratante solo debe aplicarse antes de acostarse, pero también debe hacerse por la mañana. Es recomendable que la crema de día sea diferente a la de noche ya que, como hemos visto en el punto anterior, el funcionamiento de la piel es distinto.

6. Desmaquíllate bien, pero de manera suave

Es algo evidente, pero que repetiremos hasta la saciedad. Llegada la noche, desmaquíllate bien para que la regeneración de la piel al dormir sea efectiva. Por supuesto, desmaquillarse bien no es sinónimo de hacerlo de forma agresiva.

7. Cuida de manera especial el contorno de los ojos

La piel que rodea los ojos es especialmente fina, sensible y tiende aún más a la deshidratación. Hidrata esta zona tanto como puedas.

8. Exfolia tu piel

Por norma general, deberíamos exfoliar la piel dos veces por semana. Sin embargo, la frecuencia cambiará según tu tipo de piel: las pieles grasas necesitan más exfoliación que las secas.

9. Protégete del sol

Ahora que llega el verano, este punto cobra especial importancia. Aunque solo sea para ir al trabajo, aplícate crema solar y asegúrate de que esta crema es el último producto que aplicas en tu rutina.

10. Realízate tratamientos estéticos para potenciar los cuidados de tu rutina

En Marta García Esteticistas son especialistas en tratamientos faciales y siempre son adaptados a las necesidades de la piel de cada paciente. Presentan desde tratamientos de última generación, como con la tecnología Indiba® Deep Care, hasta técnicas tradicionales, como los masajes de ayurveda.