Evita lesiones y luce sandalias con los consejos de Ata Pouramini

 

1 Las chanclas no son para la ciudad. Evítalas en el asfalto. Contraindicadas si tienes los pies planos o mucho arco, producen rozaduras y no sujetan el talón, por lo que obligan al tobillo a trabajar más. Agrietan los talones y son las culpables de muchas caídas veraniegas.

Imagen 2

 

 

2 Camina siempre con los pies protegidos por sitios húmedos, como vestuarios, duchas comunes en playas y piscinas, saunas y chiringuitos. Siempre sécate los pies tras el baño. Evitarás la aparición de hongos.
3 Oblígate a una rutina de higiene y estética. En estos meses, los pies están muy expuestos y, a la vez, son parte de nuestra estética. En primer lugar, elimina las durezas con piedra pómez, una o dos veces a la semana. Exfolia las zonas agrietadas también un par de veces y , finalmente hidrata a diario. Para la exfoliación puedes preparar una loción casera con azúcar y aceite.
4 Presta atención al cortarte las uñas. Procura que nunca sobresalgan a la carne y no estén curvadas para que no crezcan hacia los lados y se incrusten en la carne. Es una trastorno muy común, pero también muy doloroso, que puede arruinarnos excursiones y salidas vacacionales.
5 Camina descalza siempre que puedas en la playa . Ayuda a evitar el estrés, favorece la circulación y mejora tus lesiones cervicales y de espalda en general.
6 Si practicas deporte, no te pongas los mismos deportivos dos días seguidos. La humedad favorece la aparición del llamado “pie de atleta”, por el roce, el sudor y el contacto con duchas y piscinas.
7 Si te pintas las uñas, descansa algunos días. El esmalte las debilita. Aplica siempre una base para evitar que pierdan su brillo y color natural.

8  Cuidado con el running. La moda de correr sin información previa está llenando las consultas de pacientes con tendinitis y fascitis plantar. Esta última lesión consiste en un dolor persistente en la planta del pie. Se produce cuando se inflama el ligamento que la cubre, debido a la carga deportiva.

9 Evita los tacones en los días de mucho calor. Pueden empeorar problemas circulatorios, producir hinchazón en los pies y sobrecarga muscular.
10 Vigila el material del calzado y los calcetines. Los productos sintéticos fomentan las alergias, la sudoración y la mala transpiración.