Con la llegada del otoño, además de cambiar el vestuario de nuestro armario, nuestra piel también necesita reajustarse al cambio de estación. Las temperaturas comienzan a bajar, el viento sopla con mayor fuerza, aumenta la humedad y disminuyen las horas de luz solar. La piel no es inmune a estos cambios medioambientales, aparece la sequedad, irritación y rojeces en la piel de muchas mujeres. Además, pueden aparecer manchas causadas por la exposición al sol durante las vacaciones de verano y alteraciones en la pigmentación.

 

¿Cómo afecta el otoño en nuestra piel?

Además de recuperar la piel de los excesos del verano, la nueva estación de otoño altera el estado de la piel, sobre todo por los cambios bruscos de temperatura. En los primeros meses de otoño la piel pierde su tonicidad, se reseca fácilmente y puede volverse opaca, sin luz y sin vitalidad. La piel se ve tirante y menos tersa, perdiendo a su vez su brillo natural. A eso le sumamos la posible aparición de manchas inesperadas causadas por los daños solares.

Según explica Ester Herranz de Nuevo Concepto Estética Avanzada (www.nuevoconceptoestetica.com), es fundamental establecer una rutina de higiene de la piel e hidratación para acabar con las impurezas y las células muertas. En realidad, esta rutina beauty deberíamos mantenerla durante todo el año para lucir un cutis saludable. Una de las zonas que más sufre con la sequedad y los cambios de temperatura es el contorno de los ojos. Se trata de la piel más fina y sensible del rostro y al estar reseca hace que aparezcan más arrugas. Para combatirlas, nada mejor que una crema nutritiva especial para el contorno.

Consejos de Ester Herranz para cuidar la piel en otoño

1. Recuerda que la piel es el espejo de nuestra dieta. Comer un menú saludable y equilibrado que aporte los nutrientes necesarios y específicos se reflejará de forma inmediata en la piel.

2. Igual que nos lavamos los dientes desde que somos pequeños, deberíamos introducir un hábito saludable respecto del cuidado de nuestra piel. Debemos limpiar, hidratar y proteger nuestra piel desde jóvenes.

3. No te expongas al sol sin protección, incluso en otoño-invierno. Debemos extremar la precaución utilizando una protección solar adecuada a nuestra piel durante todo el año.

4. Cada piel es diferente. Déjate aconsejar por las especialistas del equipo de Nuevo Concepto Estética Avanzada sobre la cosmética o tratamientos adecuados para tu piel. Es importante valorar y diagnosticar con precisión para prescribir el mejor tratamiento que cubra las necesidades de tu piel.

5. Comienza el día con agua tibia con limón porque activa el metabolismo y ayuda a eliminar toxinas. Bebe agua o infusiones aunque no tengas sed, desintoxican el hígado, hidratan el cuerpo y bajan los niveles de colesterol. Es aconsejable, en general, cerca de dos litros al día.

6. ¡Muévete! Realiza una actividad física que te haga sentir bien. Está demostrado que el ejercicio físico mejora notablemente los huesos y el tejido muscular, que a su vez aumenta el metabolismo basal por lo que es más fácil perder peso y mantener la figura.

7. Evita el consumo de alcohol y tabaco.

8. No abuses de los dulces ni del azúcar, son calorías vacías.

9. Los masajes del rostro y del cuerpo son una buena manera de mantener la piel en forma.

10. Llevar una vida sana con una actitud positiva en la que evites, en la medida de lo posible, las preocupaciones y el estrés, ya que tendrán un reflejo en el aspecto de tu piel. Reír es siempre una buena terapia y gimnasia para tu cara.