Clínica Dermatológica Integral hace un repaso de las certezas que existen hoy en el ámbito de la dermatología. Éste es su particular decálogo para mantener la piel en perfectas condiciones.

1.- La fórmula anti edad ideal es un combinado.

. Mañana: filtro protector + antioxidante a base de vitamina C.

. Noche: derivados de la vitamina A (ácido retinoico, retino) + ácido glicólico (alternar ambas fórmulas).

 

2.- Las cremas caras no son necesariamente más eficaces.

 

3.- Las transformaciones de los lunares te avisan. Si observas que alguno de los lunares habituales crece, sangra, duele o pica, hay que acudir al especialista. El mejor tratamiento para el cáncer de piel es la prevención.

 

4.- Es estrés afecta a la piel. Patologías como la psoriasis, la dermatitis seborreica, la rosácea, el acné o la pérdida de pelo empeoran cuando existe estrés.

 

5.- Hay manicuras de riesgo. Cada vez hay más casos de uñas infectadas por hongos. Actos como no esterilizar los utensilios de trabajo, cortar las cutículas o limarlas en exceso, pueden favorecer infecciones en la zona.

 

6.- El acné tiene cura. Ni determinados alimentos como el chocolate ni la falta de higiene son los responsables de su proliferación. No se trata sólo de un problema estético, ya que puede dejar cicatrices de por vida.

7.- Trata la caída del cabello. Fármacos y otros anti androgenéticos son seguros y eficaces en estos casos.

 

8.- Los corticoides mantienen a raya la dermatitis atópica. También en niños. En crema u orales, los corticoides de baja potencia administrados en dosis bajas controlan la mayor parte de las dermatitis de forma segura. El control del dermatólogo es esencial.

 

9.- Las técnicas mínimamente invasivas mejoran de forma global la piel. Los láseres fraccionados, rellenos o la inyección de toxina botulínica pueden ‘referescar’ la piel de forma natural. Al igual que los tratamientos específicos en cabina.

 

10.- La batalla contra el envejecimiento la tenemos perdida desde el nacimiento. Se ha de ser muy prudente a la hora de someterse a técnicas de rejuvenecimiento. Los resultados discretos y naturales son los más elegantes.